Relato: Caminos con historia que llevan hasta El Bodón

El autor comparte sus pensamientos en un recorrido de ensueño por los caminos de la comarca de Ciudad Rodrigo

25.10.2018 | 18:36
Relato: Caminos con historia que llevan hasta El Bodón
Hay caminos y caminos. Hay caminos que aparecen de golpe y porrazo, gracias al paso de una niveladora que marca el recorrido, llevándose por delante todo lo que encuentra, dejándolos completamente desnudos. Por el contrario, hay caminos que llevan cientos de años, que han protagonizado cientos de historias, por dónde hoy se puede caminar envuelto en numerosas aventuras que se desarrollaron en ellos.
 
Estos pensamientos llevaba el otro día cuando pedaleaba por la cañada real camino de El Bodón. ¿Dónde se habrá marchado tanta historia? Apenas quedan huellas de lo que fue cañada, avenidas por donde se movían rebaños de ovejas, grandes vaquerías, dirigidas por pastores, rabadanes, vaqueros, mayorales, burros cargados hasta las trancas, enormes mastines, que le daban a estos caminos una vida, parecida a las carreteras que ahora discurren a ambos lados.
 
Comencé el camino cruzando el puente de piedra, por dónde se las veían y deseaban los grandes rebaños para pasar, pues las ovejas son así, primero le cuesta dar el paso, pero después todas quieren hacerlo a la vez. Si te pillaba en medio, en sentido contrario, la única opción, era aligerar el paso para buscar cobijo en los apartaderos, espacios que permitían resguardarse las personas para dejar paso a las caballerías, reses y ovejas. Ahora, a veces, también son necesarios para evitar  coches que pasan desbocados.
 
Del viejo cordel apenas quedan unos metros de terreno, que afortunadamente han sido transformados en huertos familiares. A esa hora de la mañana, los sufridos hortelanos doblaban el espinazo removiendo la tierra y soportando el ruido de los motores que acompañan a los nuevos viajeros. Nada que ver con el tintineo de esquilas de las ovejas, sonido acompasado de cencerros, cencerras, zumbos que iban siempre avisando de su llegada por donde pasaban.
 
A la altura de las piscinas, un cartel anuncia que estoy en la cañada real, a pocos metros, a la izquierda arranca el desvío que hicieron para evitar que pasase el ganado por el centro de la ciudad, cuando a carros, carretas, caballerías, le salieron unos rivales, que en poco tiempo se adueñaron de las ciudades. La gran panorámica que se observa, se mire donde se mire, al alcanzar este punto, se ensombrece al comprobar  el uso que se le está dando al camino. Escombros, viejos inodoros, sofás desvencijados y otras basuras destacan a ambos lados. Estamos en tiempos en que mucho de  lo que guarda relación con la palabra real  se ensucia.
 
De una anchura importante, la cañada está vallada a ambos lados, por lo que los pastos no se aprovechan, dando vía libre a que todo tipo de matorrales campen a sus anchas, invadiendo poco a poco la amplia avenida. Cuando comienzan los encinares, los carrascos y pequeñas encinas ya se han adueñado del camino, quedando tan sólo las roderas de vehículos y tractores, para acceder a las fincas, por lo visto cada vez menos. Toboganes constantes para ir ascendiendo poco a poco hacia El Bodón. A ambos lados fincas centenarias, antiguamente de labor, cuyos dueños debieron pelear con pastores y vaqueros cuyo ganado que iba de paso comía en sus sembrados. Y hoy todos los pastos de la cañada intactos ¡qué incongruencias!
 
A veces el sendero se estrecha demasiado, apenas se aprecia la amplia avenida. El cambio de paisaje que desemboca en el mar de encinas, me motiva para intentar recorrer los  kms que me separan de El Bodón. Corté varias cintas de salida y llegada,  el sol de la mañana había animado a las arañas a colocar cintas y cintas entre las encinas  del camino. En medio del mar, junto a mi soledad, navego rumiando historias que tuvieron por escenario estos caminos centenarios. Ganaderos venidos de muy lejos, del norte y del sur, debían desplazar durante muchos días a lo largo de muchos km, gran número de cabezas de ganado, buscando pastos frescos o espigas que habían quedado atrás en los rastrojos.'El Combate', es un homenaje a todos aquellos que lucharon frente al ejército francés. Es triste que  un combate haya sido condecorado con un monolito y colocado en un espacio privilegiado como éste. A partir de ahora el camino hacia El Bodón, se adueña de sus indicaciones, nada indica el mar de encinas, ni las vistas a la sierra, impresionantes, que se divisan desde el lugar, del camino con historia? Esperemos que sirvan estas lecciones para acabar para siempre con la violencia. ¿Qué pensarían entonces los campesinos de estas tierras que dejaron el arado y sus vacas para combatir con los franceses?
 
Llama la atención ver en el Arco del Triunfo y en la iglesia de San Pablo el nombre de este pequeño pueblo, por nosotros conocido por sus famosas cuestas, las fiestas de Santa Cruz y San Lorenzo y sus embutidos. Afortunadamente, estos eventos poco o nada calan en la población, pocos se acercan por estos caminos al monumento que tanto se anuncia, curiosamente acompañado de un torero toreando al natural junto a un soldado charro. Atrás quedaron los enfrentamientos con los franceses, que curiosidades de la vida, acogieron a muchos de estas tierras, para ofrecerles una mejor vida.
 
Como ya va siendo habitual, las pocas lluvias que caen por aquí lo hacen de forma torrencial, ello se palpaba en caminos, cunetas y especialmente en los albañales de los corrales, a partir de ellos se ven huellas de regueros de pastos secos y cómo no de algún que otro plástico. Luchar contra los plásticos, ese sí que es un combate pendiente, que no pertenece a la historia.
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 Juan Tomas Muñoz Garzon 
Dirección 
Plaza Mayor, 27 37500 
Teléfono 
923 49 84 00 

Web www.aytociudadrodrigo.es 
El Municipio

Fiestas locales 
20 de enero y 8 de septiembre 
Dist. Capital 
88 Km. 
Población 
13.209 habitantes 


anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad