06 diciembre 2019
  • Hola

Adiós a la Virgen al son de la última fiesta en Santibáñez de Béjar

La imagen de la patrona sube a su trono mientras el carro de la sangría recorre el pueblo con la música de la charanga

09 oct 2019 / 12:17 H.

Martes de fiestas, sinónimo de despedidas. Así fue un año más en Santibáñez de Béjar con motivo del último día de celebraciones en honor a la Virgen de Valparaíso. Una jornada en la que aún era festivo en la localidad, pero en la que muchos de sus hijos ya habían emprendido el regreso a sus lugares de residencia habituales y a sus quehaceres diarios.

Sin embargo, también eran muchos los que quedaban en el pueblo y era motivo de fiesta. Y es que la jornada del martes fue tan intensa en la localidad como cualquier otro día de las fiestas. Comenzó con la celebración de la misa en la ermita, con la imagen de la Virgen de Valparaíso aún en sus andas. Tras la eucaristía, los familiares de Faustina, Bea y Vicente, que pujaron el lunes por ello, fueron los encargados de subir la imagen a su trono no sin antes cambiar la corona y adornos, además de retirarle el manto.

Mientras esto sucedía en el interior de la ermita y el resto de fieles salía de ella, la charanga y el carro de la sangría llegaban al recinto religioso para comenzar el largo recorrido por las calles de la localidad invitando a dulces y sangría mientras sonaban pasodobles, jotas y temas de todo tipo para animar el último día de celebraciones.

El carro llegó pasadas las dos de la tarde a la Plaza Mayor bajo un sol de justicia. Mientras tanto, los más pequeños comenzaban ya a disfrutar de los hinchables organizados con motivo del Día del Niño, que se prolongaron también por la tarde y que terminaron con el encierro.

También hubo calva en el entorno de las viviendas de protección oficial y la última noche de baile a cargo del dúo Timanfaya en el salón.

PALABRAS CLAVE