Borrar
Cartel de «se alquila» colgado en un piso. E. P.
Vivir de alquiler perjudica tu salud mental

Vivir de alquiler perjudica tu salud mental

La dificultad para encontrar piso, problemas con los caseros o la incertidumbre de tener que dejarlo son algunos de los inconvenientes a los que se enfrentan aquellos que no son propietarios

La Gaceta

Sábado, 25 de noviembre 2023, 18:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Vivir de alquiler es una razón más por la que nuestra salud mental puede verse afectada. Ser inquilino en sí mismo no es algo que envejezca, pero sí algunos factores que se derivan de ello como puede ser el estrés, según un estudio publicado por la revista científica Journal of Epidemiology & Comunnity Health.

La inseguridad genera ansiedad y preocupación entre los inquilinos que viven de alquiler, algo que tiene un impacto directo en la salud tanto mental como física. Un envejecimiento que podría agravarse si, por ejemplo, nos retrasamos en los pagos del alquiler o tenemos problemas con nuestro casero.

La terapeuta Ana Sánchez-Anegón advierte: «Hablamos de precariedad, hablamos de cómo los jóvenes, sobre todo, se sienten muy inseguros en cuestión de la vivienda ahora mismo. Entonces esto puede pasar en cualquier país del mundo».

Muchas son las personas que a lo largo de su vida han pasado por más de una decena de pisos, suman una gran cantidad de fianzas devueltas - o no -, han tenido peores o mejores relaciones con su casero y han hecho innumerables mudanzas, algunas por voluntad propia y otras porque no quedaba otra opción.

Parece lógico pensar que la dificultad de acceder a un hogar que cumpla un mínimo de nuestras expectativas y la incertidumbre de tenerlo que abandonar cuando lo hemos encontrado afecta a nuestra salud mental. Porque no hablamos de conseguir un capricho sino de un derecho que tiene que ser fundamental para todas las personas.

Y es que cuando todo está en orden o cuando el mundo se acaba - lo comprobamos en la pandemia - nuestra casa debería ser nuestro refugio, ese lugar al que solo le pides que te haga sentir bien. Pero no siempre es así.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios