06 agosto 2020
  • Hola

La sencilla forma para que tu cocina quede limpia y reluciente

Durante el confinamiento, ha sido uno de los apartados de la casa que más se ha utilizado

06 jul 2020 / 13:06 H.

En este tiempo de confinamiento muchos han sido los que han optado por invertir su tiempo en la cocina. Otros, consumían series para matar el aburrimiento, y algunos, en cambio, se han dedicado a realizar una limpieza general de la casa. Durante el confinamiento se han movido infinidad de armarios, camas, sofás y electrodomésticos para atrapar hasta la última mancha o mota de polvo. Las casas de muchos han lucido como nuevas.

Sin embargo, algunos aparatos han podido con nuestra paciencia. Y es que, en ocasiones, por mucho que limpiemos algo es imposible quitar la suciedad. Uno de los apartados de la casa que más se ha usado ha sido la cocina. Limpiar la grasa del horno o del microondas parece algo imposible que sólo aquellos que tengan los mejores productos de limpieza son capaces de conseguir. La campana de la cocina es otro de los instrumentos que más han sufrido durante el coronavirus, pero también existen trucos para que quede reluciente.

Pero, no obtener los resultados deseados, en estos casos, suele deberse a que no se utiliza la técnica adecuada. A continuación apuntaremos algunos trucos para limpiar de forma eficaz aquellos aparatos que llevas limpiando mal toda la vida.

El microondas

Los días de frotar con todas tus fuerzas la grasa del interior de este pequeño electrodoméstico se acabaron. Llena un recipiente con agua y vinagre y caliéntalo en el microondas durante un par de minutos. El vapor que se creará hará que la suciedad se suelte fácilmente y podrás quitarla pasando un trapo.

La cafetera

Si tu café empieza a saber un poco raro, antes que cambiar de cafetera prueba a limpiarla como es debido. Llena la mitad del depósito de la misma con agua y la otra mitad con vinagre y ponla a funcionar sin café.

La tabla de cortar comida

La tabla de cortar comida es un objeto cotidiano que nos es de gran ayuda, pero con el paso del tiempo acumula gran cantidad de suciedad y bacterias que suelen ser difíciles de eliminar. Y es que, con un estropajo podemos pasarnos mucho tiempo para lograr alcanzar los rincones más impenetrables. Para arreglar este problema, podemos frotar medio limón con un poco de sal gorda contra la tabla. Después debemos lavarla con un poco de jabón y agua para que quede impoluta.

PALABRAS CLAVE