25 enero 2020
  • Hola

Cómo hacer el nudo de corbata perfecto

Lejos de ser una tarea complicada, anudar el accesorio masculino más elegante es un trabajo que solo requiere práctica

14 ene 2020 / 08:13 H.

¿Alguien me puede hacer el nudo de la corbata? Es una pregunta muy recurrente que se escucha en casa cuando toca ponerse este accesorio. Se da la circunstancia de que, en algunas bodas, muchos invitados llegan a la ceremonia con la corbata metida en el bolsillo o colgada del cuello esperando que algún alma caritativa haga el nudo para sacarles del apuro. Normalmente son las mujeres las que salen al rescate. Aunque tengamos que hacer el nudo de la corbata una o dos veces al año, podemos ser autosuficientes. A lo largo de nuestra vida hemos aprendido a hacer cosas mucho más difíciles. Es cuestión de práctica y ganas.

Pero si hablamos de la corbata tenemos que preguntarnos primero de dónde viene este complemento. Algunos historiadores sitúan su origen en la Francia del siglo XVII. Parece ser que los mercenarios que llegaban al país galo procedentes de Croacia ya la usaban anudada con forma de rosa. Los franceses, que son muy listos y avispados para estas cosas de la moda, se apropiaron de la idea y comenzaron a usarla y difundirla por medio mundo. No fue hasta la Revolución Francesa cuando la corbata se empezó a ligar con una cierta categoría social y posteriormente fue elemento indispensable para la clase política. Hoy, cuando muchos de los parlamentarios españoles prefieren dejarla en el cajón porque ni tan siquiera la tienen en casa, hay que volver a reivindicar la corbata como un complemento elegante. Hubo épocas en las que se llevó más ancha, luego más estrecha y posteriormente se volvió a los inicios. Hay una corbata para cada momento y en algunos casos sigue siendo indispensable: una boda, una gala, una entrevista de trabajo...

Teniendo claro de dónde viene este elemento, vamos a los importante. ¿Cómo hacer el nudo de corbata perfecto? No existe una sola alternativa, pero la más formal y elegante es el que se denomina nudo Windsor. Su nombre le viene del duque de Windsor Eduardo VIII, aunque probablemente fue idea de su padre, el rey Jorge V. Lo curioso es que ninguno de los dos practicó este nudo como tal. Lo que hacían era usar corbatas de telas más gruesas para dar la impresión de que el nudo era más grande. Posteriormente, cuando con telas normales se quería lograr este efecto, se optó por anudar la corbata de esta forma y se bautizó con el nombre de Windsor. Estos son los pasos para hacer el nudo de corbata perfecto al estilo Windsor.

1. Colocamos la punta ancha de la corbata en la mano derecha y aproximadamente 30 centímetros por debajo de la punta delgada. Cruza la punta ancha por encima de la punta delgada y pásala a través de la vuelta.

2. Baja la punta ancha y después pásala dando vuelta por detrás de la punta delgada a tu derecha. Después pasa la punta ancha hacia abajo, a través de la vuelta y alrededor a través de la punta delgada.

3. Voltea la punta ancha y pásala a través de la vuelta.

4. Desliza la punta ancha hacia abajo a través del nudo. Aprieta el nudo y jálalo hacia el cuello.

5. Completa el nudo con la arruga central justo por debajo del nudo.

PALABRAS CLAVE