04 diciembre 2021
  • Hola

Una tímida recuperación del circuito taurino tras la pandemia

Los 44 ganaderos charros que lidiaron en 2021 sumaron 679 reses, un gran aumento respecto a las 125 de 2020 pero inferior aún a las 930 que acumularon en el ejercicio de 2019 cuando nadie aún sabía lo que era la covid

14 nov 2021 / 08:44 H.
Ver Comentarios

De los 3.695 toros que se lidiaron en la temporada taurina de 2021 una sexta parte (679) se embarcaron en fincas del Campo Charro para corridas de toros o novilladas con picadores o espectáculos de rejones: en total fueron 560 festejos mayores, cantidad que supone un 71% de los 793 registrados en 2019, así como un incremento de un 84% frente a los de 2020, campaña dinamitada por el coronavirus en la que se rondó el centenar de funciones.

De todas las 44 ganaderías salmantinas que protagonizaron parte de la campaña de 2021 (246 participaron en festejos en España y 64 lo hicieron en Francia) la que más reses aportó fue la de Garcigrande (96), seguida de Domingo Hernández (92) y la de El Niño de la Capea, con los diferentes hierros de la familia (Carmen Lorenzo, El Capea y San Pelayo), con 59 astados. El escalafón general lo lideró el hierro de Juan Pedro Domecq (más Parladé) con 123 cornúpetas en los diferentes cosos de España y Francia. Esta fue la única que superó la barrera de los cien animales estoqueados en 2021. Cifra que en 2019 sobrepasaron hierros como los de Fermín Bohórquez (105) o Núñez del Cuvillo (110), además de Garcigrande y Domingo Hernández, entonces en una sola mano, la de Justo Hernández, cuando aún no había dividido la ganadería con su hermana.

Todo ello, en una campaña en la que se comenzó a recuperar tibiamente la normalidad que se conocía antes de la irrupción de la pandemia del coronavirus que reventó casi por completo el ejercicio de 2020 y comenzó a tener cierta estabilidad en 2021, a partir de bien entrado el verano. Así se hace notar en las cifras que arrojan los balances de las ganaderías del Campo Charro: en 2019, última temporada que se celebró completa antes de que se paralizara el mundo en marzo de 2020, los criadores de bravo salmantino embarcaron 930 reses para corridas de toros, de rejones y novilladas con picadores con destino a cosos de España y Francia. Ese número se desplomó en 2020 en el que apenas se lidiaron 125 animales entre una quincena de hierros; mientras que en el curso que acaba de echar el cierre alcanzaron las 679 reses, entre utreros, cuatrenos y cinqueños. Una cifra que supone casi trescientos menos de los que se estoquearon en los diferentes ruedos en 2019, antes de la aparición de la pandemia del coronavirus. De la misma forma se aumento el número de ganaderías que lidiaron en 2021: 44 ganaderías salmantinas, por las 15 que lo hicieron en 2020. De esas 44 divisas del Campo Charro que se vieron anunciadas en 2021 en al menos un festejo, número similar y que ya se acerca a las 49 que lo hicieron en 2019.

Aún así, y pese a ese tímido despertar, el drama siguió asentado en el campo bravo. Continuaron enviándose un gran número de toros al matadero, de la misma forma que los criadores siguieron reduciendo el número de vacas reproductoras, incrementando la exigencia en los tentaderos y matando cabezas, todo ello con la incertidumbre todavía acomodada en las previsiones de futuro. En 2021 siguieron sin celebrarse festejos populares que, lejos de las corridas de toros, novilladas o rejones, era otra salida a un gran número de animales en cada ejercicio. El exceso de oferta y el pobre número de espectáculos desplomó el valor del toro y los precios cayeron desorbitadamente lo que hace que el futuro aún se siga mirando con demasiada incertidumbre.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png