05 diciembre 2021
  • Hola

Tras un año casi en blanco por la pandemia...¡Toros!

Después de un 2020 casi en blanco por la pandemia, la campaña de 2021 en Salamanca se cerró, en cuanto a festejos taurinos mayores, con números levemente superiores a los años previos a la irrupción del coronavirus. Con una veintena de funciones no se llegó a las 26 de 2011 pero sí se registró la cifra más alta de corridas de toros.

18 nov 2021 / 09:24 H.
Ver Comentarios

EL 2021 no solo se cerró con números ligeramente superiores a los conseguidos en el lustro previo a la irrupción de la pandemia sino que sorprendentemente y, contra todo pronóstico, se cerró con el mayor número de corridas de toros de la última década en Salamanca y la provincia: las doce que tuvieron lugar este año (Villoria, Cantalpino, dos en Guijuelo, Babilafuente, Vitigudino, Béjar, cuatro en Salamanca y Alba de Tormes) superan las cifras de 2017 y 2018 así como las de 2011 cuando se dieron once espectáculos en cada una de esas campañas.

Este curso se recuperó la corrida de toros que se perdió en Alba de Tormes en 2018 y 2019, mientras que se volvió a anunciar una en Babilafuente (16 de agosto) diecisiete años después, y otra en Cantalpino (14 de agosto), que había celebrado la última en 2014. Por su parte, Villoria, el 24 de abril, fue la encargada de romper el vacío de corridas de toros en Salamanca. Veinte meses después volvió a programarse una corrida de toros en la provincia. Había transcurrido más de un año y medio con la angustia y la incertidumbre del coronavirus. Una pandemia, aún latente, por medio. Mascarillas, distancia de seguridad, restricciones, limitación de espectadores... Javier Castaño y Damián Castaño hicieron el paseíllo para estoquear un encierro de Castillejo de Huebra. Transcurrieron 587 días desde la última que tuvo lugar en Salamanca, fechada entonces el 15 de septiembre de 2019, con Ferrera, Manzanares y Juan del Álamo de protagonistas.

Con Villoria, Cantalpino y Babilafuente como novedades en el planteamiento de la temporada en Salamanca, La Glorieta eliminó el festejo completo de rejones y mantuvo las cuatro corridas de toros en un abono que siguió apostando por la novillada con picadores. Guijuelo siguió siendo la cita estelar del verano en la provincia, donde no faltaron las corridas de toros de Vitigudino y Béjar, citas habituales en el calendario taurino y que solo interrumpieron un año (2020) por el coronavirus.

Sin embargo, por segunda campaña consecutiva (2020 y 2021) Peñaranda de Bracamonte no abrió las puertas de su plaza de La Florida. Y, respecto a los eventos de 2019, se perdieron los tres festejos mayores del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo (también en 2020, ya que estos fueron los últimos que se llevaron a cabo antes de la irrupción de la pandemia en marzo de 2020), que contrarestó con el festival taurino en homenaje a Conrado mediado julio y la mini feria taurina de la primera semana de agosto que, además de una novillada sin picadores, contó con un festejo de rejones. También se quedaron aún por el camino en este 2021 las novilladas picadas que hace dos años tuvieron lugar en Ledesma (acogió su última corrida de toros en 2018), Tamames y San Miguel de Valero.

La veintena de espectáculos mayores (corridas de toros, novilladas picadas y rejoneo de toros) que se festejaron el curso que se cerró el 16 de octubre en Alba de Tormes superan los dígitos registradas en la provincia de 2016 a 2019, aunque se quedaron por debajo de las 23 de 2014, de las 22 de 2012 y de las 26 de 2011, año que se mantiene en la cúspide de las cifras de la última década en Salamanca.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png