12 agosto 2020
  • Hola

Premio menor a la mejor faena del primer torero salmantino en volver a los ruedos tras el estado de alarma

Ismael Martín firma los pasajes más meritorios pero se atasca con el descabello en la segunda entrega del certamen de Escuelas andaluzas

12 jul 2020 / 09:35 H.

Un torero salmantino volvió a los ruedos tras el estado de alarma del coronavirus y lo hizo, más allá de los trofeos, para marcar las diferencias en la competición de Escuelas andaluzas, celebrada en Ubrique (Cádiz), donde Salamanca acudió como invitada pero en concurso.

Ismael Martín se enfrentó a ‘Elemento’ y bravo y no fácil novillo de El Torero, que renegó las embestidas por el pitón derecho y se entregó con generosidad y entrega por el izquierdo. Lejos de quedarse solo con las virtudes para exprimirlas al máximo, el nuevo valor de Cantalpino optó por ir alternando las manos en una faena larga y meritoria, entregada y valiente. Embestía sin terminar de irse y se vencía en cada viaje por el pitón derecho, donde Ismael Martín aguantó y le consintió para ir sacando y ganándole centímetros a cada acometida para terminar imponiéndose con solvencia.

Le costó más encontrar el premio por ahí que por la izquierda, que él le voló mejor y el torete la tomó entregado, humillado y con un viaje infinito desde el principio. Resultó un espectáculo por ahí y el alumno de la Escuela taurina de Salamanca lo llevó muy largo y profundo en naturales inmensos. Limando los defectos y potenciando las virtudes fue creciendo para armar la faena con más mérito, sentido y estructura de la función. Sin embargo, la espada entró por un camino con poca muerte y el descabello emborronó una actuación que le hizo quedar descolgado en el casillero de trofeos, con un solo apéndice.

La otra buena sensación de la tarde la protagonizó Moli de Ronda. Por su oficio, buena técnica y buen concepto. Solvente, seguro, muy sobrado, navegó sin dificultad y suelto ante la nobleza de un buen novillo con el que dejó retazos de un buen concepto. Terminó roto y toreando a placer al que fue otro del bravo y buen encierro de El Torero, que fue propicio para fiestas mayores.

Premio menor a la mejor faena del primer torero salmantino en volver a los ruedos tras el estado de alarma

FICHA

Media entrada (aforo completo permitido) en tarde soleada, calurosa y con molesto viento.

6 ERALES DE EL TORERO, de buen juego en conjunto, y de triunfo generalizado. Bravo y codicioso el que rompió plaza, encastado y rebrincado el 2º; noble y bueno el 3º que terminó escarbador; bravo el 4º; noble pero sin humillar el 5º, y bueno el 6º.

ALEJANDRO DUARTE. Campo de Gibraltar

Dos orejas tras aviso.

MARIO SÁNCHEZ. Ubrique (Cádiz)

Dos orejas.

MOLI DE RONDA. Ronda (Málaga)

Dos orejas.

ISMAEL MARTÍN. Salamanca

Una oreja tras aviso.

GUILLERMO CORBACHO. Algeciras (Cádiz)

Una oreja tras aviso.

VÍCTOR CERRATO. Linares (Jaén)

Una oreja.