12 junio 2021
  • Hola

Las claves de la nueva fundación que apuesta por el futuro de la tauromaquia

El salmantino Javier Blanco es el presidente de la nueva Fundación que nace para implicarse y apostar sin reservas por el mundo de las novilladas con picadores. Una apuesta por el futuro y la continuidad de la tauromaquia. La Fundación De Luces trae consigo un generoso y ambicioso proyecto para seguir descubriendo nuevos valores y potenciar y difundir el espectáculo taurino desde la base como generador de riqueza en los pueblos.

06 may 2021 / 09:47 H.

De los momentos de debilidad surgen ideas brillantes. Unos se echaron a dormir mientras otros se dedicaron a pensar y a trabajar. Es el caso del salmantino Javier Blanco que, en pleno confinamiento, se sacó la de manga una generosa idea para apoyar el futuro de la tauromaquia, el arte con el que él también soñó, sufrió y disfrutó. Llegó a debutar como novillero con picadores, a torear por San Isidro en Las Ventas, vestido de grana y oro, y ahora, sin haber llegado aún a los cuarenta es hombre de negocios al frente de una cadena de hoteles. Y mantiene vivo aún el compromiso y la ilusión por el toreo. Sabedor del momento crítico que atraviesa el escalafón novilleril, acaba de lanzar la Fundación De Luces, de la que es presidente. Con ella pretende echar un capote a los toreros que no tienen oportunidades. Quiere llenar las plazas con espectáculos gratuitos para la gente, que sean rentables para los profesionales, que den vida a los pueblos y generen actividad y riqueza en torno al festejo taurino. Suya fue la idea, la compartió con amigos como Antonio Catalán ‘Toñete’, Javier Gómez Pascual y Pablo Beltrán y los cuatro son los cuatro patronos fundadores que se han embarcado en esta aventura en la que lanzan su órdago por el futuro de la tauromaquia De Luces.

–¿Cómo, cuándo y por qué surge la Fundación De Luces?

–Surge en pleno confinamiento, un día en casa viendo toros, que es lo que veo normalmente. El sector del que vengo y trabajo está muy afectado, al final en el momento que se recupere y pueda viajar, la gente no lo va a dejar de hacer, porque se ha convertido en una necesidad. Sin embargo, en el mundo del toro, no. Y este parón por el coronavirus podía ser la puntilla. Es cierto que ya venía castigado de antes. Pero me sentía en la obligación de hacer algo. El virus ha sido un punto de inflexión pero la decadencia y las carencias antes ya eran evidentes y, hasta el momento, nadie las había tratado de afrontar. Es cierto que las novilladas es un segmento nada rentable, pero hay fórmulas como empresario a la hora de apoyar la base, el talento y la investigación. El I+D+I que existe en todas las empresas. Aquí la opción es dar opciones a los novilleros que ahora están totalmente desfavorecidos. Los carteles nadie los conoce y no siempre torean los que más condiciones tienen. Esto es un arte y el que tiene talento, muchas veces no puede demostrarlo. La Fiesta necesita talento y nuevos nombres.

–¿Cuáles son los objetivos?

–Ayudar a los novilleros. Que toree el que se lo merece, como sucedió en las épocas doradas del toreo cuando se hacían tantas novilladas... Y, por otro lado, llenar las plazas. Ese es el reto. Este, queramos verlo o no, es un espectáculo sin demanda, mal visto a veces y que la gente joven no conoce. Estamos en una época en la que hay que sembrar. Si no inviertes en que se conozcan los nuevos valores, puedes hacer toda la oferta que quieras que no tendrás éxito.

–¿Cuál es la filosofía que os distingue?

–Serán espectáculos gratuitos para el espectador. Estamos en una época de sembrar y enseñar a quien aún no sabe que es taurino y puede serlo. Nuestra apuesta es dar acceso y facilidad, arraigándolo otra vez a los pueblos. Además de los festejos, acercar a la gente al campo, que los ganaderos sean conscientes de que la afición parte de ahí. Que puedan descubrir cómo vive el toro, la selección, tentaderos, que puedan descubrir cómo es un torero en la cercanía.

–Es, sin duda, una nueva fórmula en el espectáculo. ¿Cómo ha sido la respuesta del sector, tan cerrado a cualquier innovación?

–Hasta el momento, todo el mundo nos está apoyando. Tenemos reuniones pendientes, con empresarios, toreros... Todos están mostrando gran colaboración. También los aficionados. Ojalá se convierta en un éxito.

–¿En qué deben de cambiar el chip los toreros?

–En la necesidad formativa de los novilleros, en eso vamos a incidir y a trabajar mucho. Históricamente el que es torero dedica su infancia al toreo, muchas veces deja los estudios, ahora, cuando estamos fuera, nos damos cuenta que estamos en una sociedad en la que la formación es clave. Por ello, queremos conseguir con formación, y a través de procesos formativos lograr gente con valores que pueda ser muy válida para otros sectores empresariales si no se triunfa en el toreo.

–Ahí tu caso, que también quisiste ser torero, es un ejemplo...

–Yo dejé los toros y me he tenido que ir formando, he tenido la suerte de hacerlo de la mano de uno de los mejores empresarios que hay en España (Juan José Hidalgo). A su lado era fácil aprender. Pero ahí está la trayectoria, que un torero es rescatable para otro sector. El toreo te inculca valores de constancia, trabajo, respeto, jerarquías, educación... Todos son valores que, a lo mejor en la sociedad hoy muchos no tienen, pero siempre son interesantes al buscar una alternativa cuando tienes que afrontar un cambio en tu vida.

–¿Cómo se puede hacer viable un espectáculo gratuito en el que los profesionales, toreros y ganaderías, tienen que cobrar?

–La financiación partirá de los presupuestos de los ayuntamientos para fiestas. Todos los pueblos que dan toros, lo tienen y nuestra propuesta será adaptarlo a diferentes espectáculos, que estarán remunerados para ganaderos y artistas. Y la idea es transmitir lo que repercute en la economía de un pueblo la celebración de un espectáculo taurino con gente. La economía que brota a través de la tauromaquia. Para muchos hosteleros el 70% de los ingresos del año depende de la facturación de las fiestas. Sin toros no hay la misma fiesta ni se genera igual. Así la hostelería del mundo rural se ha ido a pique. El día de la presentación de la Fundación en Sevilla, iba a ser un día de toros, tendría que estar a reventar los alrededores de la plaza y estábamos solos. Hablábamos con los de los bares que hay al lado de La Maestranza y nos decían que darían todo porque hubiese toros. Uno nos dijo: “El día que se canceló la feria taurina se me cayeron el 75% de las reservas”. Nuestra tarea ahora es convencer a esos ayuntamientos para que sean conscientes de que esta fiesta mueve masas. Y que con ella sale beneficiado el pueblo, el ayuntamiento, los bares, las tiendas, los vecinos. Se mueve la economía y si se atrae el máximo de gente y logramos que los visitantes se queden el mayor tiempo posible en el pueblo, todos saldremos ganando.

Las claves de la nueva fundación que apuesta por el futuro de la tauromaquia

–¿No choca este proyecto con el lanzado por la Fundación del Toro de Lidia?

–Ellos se centran en las ayudas de las Comunidades. No trabajan el pueblo a pueblo. Para nosotros su labor es complementaria; lo importante es trabajar en lo que está alrededor del toro para que salga beneficiado el pueblo y el espectáculo. Hacer una novillada o una corrida para que entren en la plaza 400 personas no es ni reconstrucción ni creo que sea beneficio para la tauromaquia. Sí es verdad que los ganaderos cobran y los toreros torean, pero qué es del futuro. ¿En qué se está trabajando para que la gente vuelva a la plaza? Les falta ese punto diferenciador y tratar que la Tauromaquia no tenga una fecha de caducidad.

–¿Dónde radica vuestra clave?

–Reinvertir y convencer a los ayuntamientos de que la tauromaquia está viva. Que las plazas se llenen y se genere espectáculo en torno a las novilladas. Que la gente vaya a las 8 de la mañana a un encierro y a las 11 de la noche a la verbena. Antes que vender 500 entradas a bajo coste para entrar a la plaza, prefiero meter 6000 personas en una plaza y que gasten y consuman en el pueblo todo el día. Esa es la clave. Convencer de que la Fiesta es necesaria para los pueblos. Ahora al taurino en un ayuntamiento le ven como un oportunista o el enemigo. Sin novilladas, los novilleros no pueden desarrollar su talento. Y ahí se frena y se estancan las carreras y el futuro de la fiesta. Hemos sido nosotros quienes nos lo hemos cargado. Hay que potenciar los valores de competencia dentro de la plaza, que la gente se divierta y se emocione.

–¿Qué tiene el toreo como principal reclamo que hoy aún no hemos sabido vender de cara a al exterior de nuestra burbuja?

–Es difícil de explicar. Es algo que te entra, lo coges como una pasión que te engancha. Por mi trabajo he viajado por infinidad de países, y cuando hablas de toros y que has sido torero, la gente lo trata con más respeto del que lo tratamos aquí. Aquí ser taurinos o toreros es, casi, un tabú. Nosotros recibimos muchos chinos, y no hace falta explicarles nada de toros. Es triste que no sepamos vender un reclamo tan grande de nuestra país en el extranjero; e incluso a veces lo denigremos, cuando genera economía, trabajo, naturaleza, biodiversidad... No hemos sido capaces de la darle la importancia que tiene la tauromaquia en el extranjero.

–¿Qué tiene el toreo que a personas como tú, o como Antonio Catalán, que entregasteis vuestra juventud persiguiendo un sueño, que lograsteis en mayor o menor medida, os hace volver desinteresadamente para ayudar a la formación, lanzamiento y apuesta por los nuevos valores?

–Esa forma de vida, esos valores que se aprenden en el toro si eres capaz de trasladarlo a otros aspectos de tu vida llevas mucho ganado. Con el paso del tiempo, y cuando estás ya fuera, te das cuenta de la importancia que tuvo para ti la tauromaquia y el toro. Y en eso coincidimos todos. Tratar de devolverle lo que te ha hecho disfrutar y soñar tanto en tu vida.

–Y esa inversión en el futuro; ¿no debería de ser asunto de las propias empresas taurinas en vez de una Fundación?

–Somos un complemento al empresariado taurino y buscar vías de colaboración con ellos está dentro de nuestro mapa mental. A nadie le gusta hacer negocios que no son rentables. Lo que sí es cierto es que el mundo de los pueblos y de las novilladas, salvo excepciones, ha ido denigrándose a base de jugar con la ilusión de los toreros, de los ganaderos y los esfuerzos de las familias, se ha jugado con esta fiesta y la han denigrado hasta el punto de hacerla casi desaparecer.

–Como empresario ajeno al mundo de los toros, ¿de qué te sirvió tu experiencia como torero que puedas aplicar hoy en el día a día?

–Sin duda, me ha abierto muchas puertas. Te ganas el respeto de tus inicios. Aunque tengas menos experiencia al principio, seas menos profesional que otros, haber sido torero te da ese respeto, la gente le da mucho valor. Cuando sales del mundo del toro y me metes en otros sectores, se reconoce ese mérito, no de figura o ni siquiera de haber llegado a matador de toros, pero sí has sido capaz de sacrificar tu juventud por un sueño, y también por ser capaz de ponerte delante de un animal con el que te juegas la vida.

–¿Qué te enseñó el toreo?

–Muchísimo. Que hay que sacrificarse para todo en la vida, y aún así, en el toro, con el mayor de los sacrificios no te aseguras el triunfo. Me ha enseñado muchos valores que hoy, por desgracia, ya no se estilan en la sociedad.

–Las bases de la Fundación de Luces van más allá que la ayuda a los novilleros, es una apuesta por la difusión de la tauromaquia...

–Exacto. Así es. Muchas veces, cuando estamos dentro de este mundo, nos metemos en los portales taurinos y pensamos que eso es la Biblia. Está fenomenal su trabajo pero el toreo, tiene que salir de su burbuja y relacionarse, además de con el aficionado, con el resto de la sociedad en la que vive. Nos abrimos para ver qué pasa alrededor. Tenemos que afrontar las controversias, y la gente que no está de acuerdo y tener respuesta y argumentos para ellos. Hay que profundizar y formarnos en cómo saber responder a ese movimiento antitaurino y enseñárselo. Y luego ya que ellos decidan.

APUESTA POR EL ESCALAFÓN DE NOVILLEROS

Toreros sin oportunidades. Hoy apenas se celebran novilladas picadas por su escasa rentabilidad para las empresas. Ese lastre merma las opciones de los toreros con condiciones que, tras salir de las escuelas, se ven sin oportunidades y deriva en la ausencia de nuevos nombres que ilusionen al aficionado.

AYUDAS DE LOS AYUNTAMIENTOS

Fondos. Las ayudas de los ayuntamientos, junto a los propios fondos generados por la Fundación De Luces, se gestionarán sin ánimo de lucro y con el único interés de velar por la correcta y justa promoción y evolución de novilleros con condiciones para ser matadores de toros, dando y repitiendo oportunidades a quien se lo gana en el ruedo.

EVENTOS MODERNOS

Entrada gratuita. La intención de la Fundación De Luces es convertir las novilladas con picadores en eventos modernos para el espectador y no captar únicamente la atención del aficionado. Tratará de crear proyectos personalizados para cada municipio y así convertir los festejos en eventos masivos. Ofrecerá contenido lúdico y actividades familiares alrededor de cada novillada, que será de acceso gratuito, con el propósito de atraer de nuevo al público e invitándolo a llenar gratis los tendidos de las plazas de toros buscando dar festejos con la mayor presencia de espectadores posible para lograr mayor repercusión.

CIRCUITO DE NOVILLADAS

Competición con los mejores. Con un mínimo del 70 por ciento de los fondos recaudados por las actividades desarrolladas por la Fundación De Luces se destinará a crear un circuito de novilleros con picadores, para aportar al escalafón superior profesionales preparados para entrar en las ferias en las que puedan rivalizar con los toreros más destacados del momento. Se valorará a los participantes, ponderando sus condiciones y las que enriquezcan al espectáculo y su capacidad de empatizar con el público.

APOYO AL CAMPO

Ganaderías. La Fundación con la organización de los diferentes espectáculos taurinos apoyará el desarrollo económico de múltiples explotaciones ganaderas. Incluida la opción de financiar o ayudar a la viabilidad de las explotaciones a cambio del producto que genere para la actividad de la Fundación.

FIGURAS DEL TOREO

Apadrinar a los novilleros. Se propondrá a las figuras del toreo su implicación con la Fundación dándoles la opción de elegir un novillero del circuito para apadrinarlo. Consistirá en ayudar, dentro de sus posibilidades, a su promoción, formación, transmitiendo sus experiencias, acompañándolos en alguno de los festejos y al final de su etapa, como colofón, le dará la alternativa.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png