16 agosto 2022
  • Hola

La Ventas pide auxilio

Artículo de opinión de Javier Lorenzo en el suplemento de Toros de LA GACETA

11 jun 2022 / 08:24 H.
Ver Comentarios

Madrid no puede ser un “botellódromo” donde los espectadores acudan previo paso por el supermercado para abastecerse de bebidas y montarse su particular fiesta en las gradas y andanadas. Madrid no puede ser el escenario del desmadre nocturno que ha convertido el primer escenario del mundo en una bacanal de copas, litros, música y desenfreno, con público que nada tiene que ver con el aficionado que acude a los toros.

Abrir las puertas de la plaza al finalizar el festejo (a veces antes), con largas colas de acceso para beber en las terrazas no es fomentar la afición a la tauromaquia. Las Ventas no puede ser el coso en el que un diestro se esté jugando la vida, y su carrera, mientras una discoteca calienta motores para coger a una avalancha de jóvenes a los que el toreo ni les va ni les viene.

¿Se imaginan que hay un percance en el ruedo y los médicos tienen que salvarle la vida en el quirófano bajo los acordes de fondo de las canciones del momento y el barullo de una juventud descontrolada? No se lo imagen, eso ha pasado. Y nadie de la plaza de Madrid tuvo respeto por eso. Nadie fue capaz de detener o aplazar la fiesta hasta que al menos saliera el torero herido de la plaza camino del hospital.

Tan real como la vida misma. Igual que ha pasado que ninguno de los que allí se encuentran se haya dado cuenta, en plena fiesta como sacaban a los toreros heridos en ambulancia camino del hospital. Les importa un bledo la sangre derramada. Al lado de eso, no tiene comparación ni importa que los periodistas tengan que escribir sus crónicas e informar de lo que sucede en el ruedo venteño metidos de lleno en la discoteca sin control. Ese es el respeto.

Madrid no puede ser una plaza que se caiga a pedazos sin que nadie de sus responsables hagan o muevan un dedo. Madrid no puede tener su patio de cuadrillas con las paredes con los ladrillos cayéndose a cachos; ni puede tener los techos de sus vomitorios de entrada a los tendidos cayéndose sin descanso. En Madrid no tienen sitio los ultras violentos llegados del fútbol que avergüenzan a cualquiera por su violencia y por su falta de educación que llegaron al coso venteño al reclamo de Gonzalo Caballero. Las Ventas no es su sitio.

Al aficionado ya han empezado a echarlo de menos y a los que quedan en Madrid los van a fulminar las discotecas, los botellones y la falta de respeto. Y también el sonrojo que le provoca ver una plaza, la primera plaza del mundo, casi en estado de ruina.

De poco sirven los políticos en el coso y su apoyo a la fiesta si allí están y no se dan cuenta ni reparan en el estado lamentable en el que se encuentra la primera plaza del mundo. El domingo, en el cierre de la feria de San Isidro presidido el festejo de la Prensa por Isabel Díaz Ayuso, lideresa de la Comunidad de Madrid, el 7, el tendido que lucha por tratar que Madrid claudique y termine naufragando, recibió a la presidenta con pancartas reivindicativas que le informaban de la realidad de una plaza a la que acude con frecuencia pero no conoce el estado real de abandono en el que se encuentra. Y si lo conoce peor está saberlo y no poner cartas en el asunto.

De todo esto algo tendrá que decir la propia Ayuso, Enrique López como consejero de Presidencia de la propia Comunidad, o Miguel Abellán, director-Gerente del Centro de Asuntos Taurinos del mismo ente. En sus manos está el templo refencia del toreo. No habría mejor defensa del toreo que eso.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png