17 abril 2021
  • Hola

La crisis del gabinete

Artículo de opinión de Javier Lorenzo en el suplemento ‘Toros’ de LA GACETA

20 feb 2021 / 16:43 H.

El Bolsín Taurino en la antesala del Carnaval del Toro de hace medio siglo reunió en una tertulia a Andrés Vázquez y Victorino Martín en el Café Moderno. En aquel encuentro ambos pusieron sobre la mesa temas que podrían salir y debatirse hoy mismo. Y bueno sería que salieran. El diestro clamó por cuidar al toro: “Solo él es el enemigo que pude poner a cada uno en su sitio”; mientras que el ganadero enarboló la bandera de la integridad: “Se afeitan el noventa por ciento de las corridas”, denunciando también el ninguneo al que se ve sometido el ganadero en un espectáculo en el que el toro, el respeto al toro, debería estar por encima de todos. En aquella misma tertulia Emilio Pacheco, indicó que el ganadero no pintaba nada: “Somos pelotas que rodamos entre empresarios, apoderados y serrucheros que van de un sitio a otro”.

Hoy la situación no es muy diferente. Se afeitaba entonces y se afeita hoy. Todos están por delante del ganadero y el toro no es respetado por ninguno de los grandes protagonistas de la fiesta de nuestros días. Cuando es él quien pone a cada uno en su sitio. Cuando es el toro quien de verdad marca el interés de una tarde. Cuando es el toro en torno al que gira todo y sin el que nadie tiene sentido. Cuando es el toro el que consigue centrar y llamar la atención del público. Sin toro un espectador dura cinco minutos sentado en un tendido. Y ese toro debe de aparecer encastado, emocionante y, sobre todo, íntegro. ¿Cuántas corridas de toros, con más o menos trapío, salieron en puntas la temporada previa al virus? Un toro mermado al que ya le quitaron la variedad imponiendo hoy un solo tipo de embestida y un solo comportamiento.

Por ahí se debería de empezar la reconstrucción del toreo, que tuvo ese presencial encuentro esta semana en La Campana, por ese misterioso gabinete de crisis. Efectivamente el toreo está en crisis. No hoy. Hace años. Y no se hizo nada. Bienvenido sea ahora ese comité si de verdad quieren arreglar esto y no quieren volver al escenario pre pandémico. Aunque llegue tarde y aunque lleven tiempo trabajando en la distancia. El toreo ha perdido una magnífica oportunidad para ordenarse y valorarse, más fuertes, más estructurados y más organizados tras un año de parón. El miedo es volver a la palestra con la misma Fiesta que teníamos antes del COVID. El miedo es volver a un espectáculo que ya venía tocado antes de que el virus paralizara el mundo y cerrara los cosos. Por los vicios, imposiciones y falta de ideas de sus grandes protagonistas. Y también por la falta de emoción y variedad del toro, además de por el lastre de contar cada vez con menos estímulos y nuevos nombres. Por su conservadurismo y falta de compromiso. Ese comité de crisis debería de concienciar y concienciarse de eso. Y ponerlo en práctica. Y transmitírselo cada uno a sus representados. A todo el sector. Todo si de verdad quieren que la rueda vuelva a rodar. Puede que, si pasa mucho tiempo o se vuelve a la situación caduca de antes, el espectáculo tenga menos clientes. Entre otras cosas porque el mismo sector, no supo conservar, mantener y alimentar a un cliente especial y tremendamente fiel como no hay en otro espectáculo. Hasta que empezó a cansarse. Ya dio el aviso, pero empresarios y toreros miraron para otro lado.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png