Borrar

Variedad de encastes

Javier Lorenzo

Salamanca

Miércoles, 21 de febrero 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No ha dicho nada nuevo y ha dicho un montón de verdades que sacan los colores a cualquiera. A cualquiera de los que manejan a su antojo el entramado del toreo sin pensar ni creer en lo que tiene que ocurrir mañana. Que cada uno se de por aludido. Una apuesta convencida por el futuro de un espectáculo que no tiene parangón con otro; una apuesta que se basa en la variedad de sus protagonistas, para la grandeza de la tauromaquia y para motivar al aficionado. De toreros y ganaderías, para no ver siempre lo mismo y con lo mismo. De la variedad de encastes, comportamientos del toro, pelajes, hechuras, hierros... Que cada tarde de toros sea, como siempre fue, un espectáculo imprevisible y diferente al que se vio ayer. No hay repetición posible. Y lo que sería peor, no puede caer en la previsibilidad de ser un espectáculo repetitivo que ya empieza a pesar entre los aficionados. Falta la capacidad de sorpresa.

La entrevista con José Enrique Fraile es reveladora desde el punto de vista de quien ama el toro, de quien se ha dejado y deja la vida por él y de quien, pese a estar contra las cuerdas, sigue creyendo en el futuro y en su toro, sin caer en las redes de las modas. Alerta antes de que pase lo que puede pasar, que el público se aburra de ver siempre lo mismo y con los mismos protagonistas y que deserte de las plazas. El aficionado de antes debe de reencontrarse con aquella variedad que hizo grande el espectáculo y el aficionado recién llegado debe empezar a descubrir lo que esto fue y hoy no conoce porque han dejado de enseñárselo privándole de una gran parte de una Fiesta que hoy brilla solo a medio gas. Un ejemplo, aquellas ferias de los 80 en La Glorieta con ocho y nueve espectáculos y divisas de las más variadas procedencias: lisardo, atanasio, domecq, santacoloma, murube... Y como Salamanca, en Sevilla, en Madrid. Esa variedad en el toro bravo es la que se echa en falta, como se añora que una primera figura hoy sea capaz de imponerse y triunfar con los más variados encastes, como hoy no hacen y con los que antes marcaban las diferencias con el toro y con sus principales rivales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios