12 agosto 2020
  • Hola

El encierro de San Fermín se corre en Salamanca. Lento, peligroso y afortunadamente sin heridos

Reconocidos corredores matan el 'gusanillo' por la suspensión de las fiestas jugándosela delante de los toros en la dehesa charra de de Cabezal Viejo

07 jul 2020 / 09:36 H.

Este martes debía de ser día grande en Pamplona: 7 de julio, San Fermín. Y con él, la celebración del encierro (el primero de ocho) más destacado del calendario taurino a nivel mundial, y que este año no podrá desarrollarse debido a la pandemia del coronavirus... Sin embargo, eso no ha impedido que los mozos navarros y corredores habituales den encierro pamplonés hayan podido ponerse delante de las astas de los toros para honrar al Santo navarro. Ya que el ganadero salmantino Rafael Cruz Iribarren ha decidido, aunque sea por un día, trasladar la emoción matinal de la calle Estafeta o de la curva que traza con Mercaderes a las 8 de la mañana a su dehesa de Cabezal Viejo, enclavada en el término de Ciudad Rodrigo.

Un particular e histórico festejo en el que participaron más de cuarenta afamados corredores del encierro pamplonés llegados desde todos los puntos de España, entre los que estaban Gorka Azpilicueta, Jerónimo Taracena, el madrileño David Rodríguez, el exjugador de Osasuna César Cruchaga -reconocido corredor del encierro-, Raúl Lasierra, David Maganto y hasta el torilero de la plaza de Pamplona, Daniel Azcona.

Al sonido del chupinazo, los toros de José Cruz saltaron al corredero de la dehesa donde les esperaban los mozos que previamente habían cumplido con la tradición de los cánticos a San Fermín. Una estampa tan insólita como espectacular “el poder disfrutar de un emocionante encierro en el campo en este año en el que no va a ser posible hacerlo en las calles de Pamplona”, destacó Daniel Azcona.

Una cita con San Fermín que tiene un trasfondo solidario, ya que la ganadería de José Cruz ofrece este encierro a San Farmín con acceso on line gratuito y recabando fondos a través de una “fila 0”. En cuanto a su desarrollo ha sido el propio ganadero, Rafael Cruz, quién ha puesto nota a la carrera: “Ha sido un encierro lento y peligroso, como a mi me gustan los encierros”.