16 enero 2021
  • Hola

El abismo de corridas de toros en 2020: las peores cifras de la historia

Apenas se celebraron 64 corridas de toros en España en 2020

El coronavirus dejó las peores cifras de la historia del toreo. Otra guerra, esta vez vírica, hace recordar y remontar a las cifras que se cerraron un año después de que mediado 1936 estallara la Guerra Civil que dejó en 1937 el pírrico balance de 61 corridas de toros y 73 en 1938. Entre una cifra y otra se sitúan hoy los números de 2020, año en el que se coló en nuestras vidas el COVID-19 para aniquilarlo todo: 64 festejos mayores en España que hacen tirar de archivos históricos para encontrar cifras similares a las del desastre que dejó tras de sí la última pandemia que no ha terminado. Ni siquiera la mal llamada “Gripe Española”, que mató entre 1918 y 1920 a más de 40 millones de personas en el mundo, deparó consecuencias tan devastadoras para la tauromaquia como el coronavirus. 1918 se cerró con 237 corridas de toros y en los dos siguientes se rondaron los 300 espectáculos: 296 y 301. Cinco veces más que las cifras que arrojó 2020.

El recuento de la primera mitad del siglo XX el número de festejos apenas sobrepasa la barrera de los 300 en el mejor de los casos. Solo siete veces, y sin ninguna continuidad (1911, 1912, 1920, 1925, 1928, 1929 y 1930) se llega a esa marca, que se estabiliza en los 50 y primeros años de los 60, que es cuando se salta ya la barrera de las 400 corridas de toros por temporada (1963) para llegar casi al medio millar en 1964, año que termina liderando el escalafón Santiago Martín ‘El Viti’. Campañas, las de esta década, en las que el toreo alcanza uno de los momentos álgidos de su historia, tanto por lo que sucedía en el ruedo como por la trascendencia que tenía el toreo en la sociedad. Y que marca el lanzamiento definitivo en el número de espectáculos. De los 323 con los que comienza la década de los 60 se llega a los 682 en 1971. En apenas diez años se duplican las cifras, que se mantienen muy por encima del medio centenar en los 70, para bajar sensiblemente en los 80 antes del nuevo y progresivo repunte en la última década de siglo pasado en la que ya se acerca al millar de corridas de toros: 958 en 1999 y 941 en 1999. Se mantienen con tímidos altibajos en los primeros años del nuevo siglo, para desencadenar en 2007 en 1035 corridas de toros, que se anuncian y celebran por toda la piel de toro, hasta en el pueblo más recóndito de España, situando la evolución en la cota más alta registrada. A la vez, ese 2007, se convierte en un momento crucial, ya que ese mismo año de desproporcionadas cifras comienza un desplome significativo previo al COVID-19. Los festejos descienden progresivamente y se pasa de las 1035 corridas de toros de 2007 a las 399 con las que se cierra en octubre el curso de 2019, cuando aún no se tenían noticias ni se sabía de la existencia del virus más letal.

Ni una sola en Salamanca

De esas 64 corridas de toros ni una sola se celebró en Salamanca ni en su provincia. Desde que se inauguró La Glorieta en 1893, el ciclo charro únicamente se dejó de celebrarse en 1936. Y este 2020 ni eso. El virus pudo con todo. Con los festejos y con el ánimo de los taurinos. Y de esas 64 funciones en solo una intervino un salmantino: Javier Castaño, en un coso menor, La Torre de Esteban Hambrán (Toledo). Fue el único matador de toros que se vistió de luces el año del coronavirus que apagó la luz de la Fiesta.

Ver Comentarios
Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png