25 septiembre 2020
  • Hola

De San Martín a Ronda: la noche de toreo en La Glorieta

Jesús de la Calzada cuajó un fantástico saludo de capa y una faena de nota ante un gran novillo de Sánchez Herrero. El Moli destacó por su caro toreo

13 ago 2020 / 23:35 H.

El toreo de manos bajas y ganando pasos hacia los medios de Jesús de la Calzada a ‘Estudioso’, el bravo novillo de Sánchez Herrero, fue la primera nota de interés y de mérito de la noche en La Glorieta. Detalle de valor y aferrado al toreo más clásico. Tuvo enjundia y buen aire. Nota alta para la primera nota agradable de la segunda velada de Destino La Glorieta. El nuevo y espigado valor de San Martín del Castañar fue uno de los nombres propios de esta segunda entrega porque con la muleta se firmó con firmeza, seguridad y aplomo. Buscó torear siempre con las manos bajas y, cuando lo consiguió, el pupilo de Sánchez Herrero se entregó con clase, nobleza y un excelente recorrido, bravo y humillado. La seriedad en las formas fue otra de las claves del alumno de la Escuela de Salamanca, en una faena medida, justa y breve, con muy buena estructura en la que en las postrimerías se metió, con solvencia y valor, en los terrenos de torete con una gran disposición. Cerró por valerosas bernadinas. Un pinchazo previo a una defectuosa estocada dejó el premio en una sola oreja.

Abrió la noche un novillo noble, pronto, pero incómodo por el gazapeo constante y porque le costó rematar y terminar las embestidas, que no se lo puso fácil al peruano Julio Alguiar que se mostró fácil y resuelto, aunque el hecho de no imponerse, exigirle y poderle en el inicio del trasteo hizo que ya durante toda la faena no lograra meterle en vereda y tuviera que estar todo el tiempo detrás de él. Trató de alargarle las embestidas pero no lo consiguió porque el indómito novillo se había hecho el amo del envite.

No se lo puso fácil el deslucido eral de José Cruz a Juan Herrero. Acudió sin entrega, en dos velocidades, pegando siempre un molesto derrote a mitad del muletazo que no supo, o pudo, limar, tal vez por ello, o por su propia condición, fue acusando y multiplicando sus defectos. Lo intentó y le buscó las vueltas en todo momento en una faena larga, meritoria, en la que trató de poner firmeza y no descomponerse jamás ante la violenta condición de su oponente. Dio la cara ante la dificultad. Pagó esa entrega con una feísima voltereta en el epílogo de la larga faena.

Cerró la función El Moli, de Ronda. Destacó por su despaciosidad desde el saludo capotero, donde se intuyó rápido el toreo de calidad que presidiría ya toda su actuación. El buen gusto, el temple y en magnífico hacer en la interpretación marcaron una faena de sabor y torería ante un novillo justo de todo. Toreo caro. De sus muñecas salieron los pasajes más caros del certamen hasta el momento, en una faena que fue in crescendo, con un final exquisito y de gran valor.

20 de agosto. Tercera clase práctica de Destino La Glorieta: Ismael Martín y El Dodi, ambos de la Escuela taurina de Salamanca, Emiliano Robledo (México) y Jorge García, de Castellón lidiarán novillos de Lorenzo Rodríguez, Ignacio López Chaves, M. de Pericalvo y Julio García.

LA FICHA

Unos 1.500 espectadores, máximo permitido por las normas por el COVID-19. 2ª clase práctica de Destino La Glorieta.

NOVILLOS DE LÓPEZ GIBAJA (1º), noble, pronto y con movilidad, pero reponedor, con molesto gazapeo e incómodo; SÁNCHEZ HERRERO, bravo y noble, el gran 2º que resultó un novillo excelente, por sus intensas y humilladas embestidas; deslucido, molesto y complicado el violento 3º, de JOSÉ CRUZ. El 4º de ALDEANUEVA, noble.

JULIO ALGUIAR (tabaco y oro) De Perú. Diez pinchazos y estocada —silencio—.

JESÚS DE LA CALZADA (rosa y oro) Escuela taurina de Salamanca. Pinchazo, estocada defectuosa con un descabello —oreja—.

JUAN HERRERO (azul turquesa y oro) Escuela taurina de Madrid. Estocada —oreja—.

MOLI DE RONDA (gris plomo y azabache) Escuela taurina de Ronda (Málaga). Estocada muy trasera —dos orejas—.

PALABRAS CLAVE