29 noviembre 2021
  • Hola

Crisis en los palcos de presidentes

Artículo de opinión de Javier Lorenzo en el suplemento ‘Toros’ de LA GACETA

06 nov 2021 / 16:14 H.
Ver Comentarios

Hay demanda de presidentes con criterio que tengan autoridad, personalidad y conocimientos para sentarse en un palco. Se desbordaron las previsiones de solicitudes para hacer el curso que, con mérito, lanza de manera anual la Junta de Castilla y León para formar y preparar a los encargados de presidir los festejos. Ahora bien, resulta cuanto menos cuestionable que, tras jornada y media de ponencias de manera intensa y un examen final, de ahí salgan presidentes contrastados y con la formación necesaria para sentarse en un palco al frente de un espectáculo taurino.

Los esperpentos que se han producido y vivido en los palcos de los cosos en las últimas temporadas sonrojan a cualquier buen aficionado que se precie y tenga un mínimo de criterio y conocimiento taurino. Más allá de la generosidad, triunfalismo o exigencia que les caracterice. El último, por ejemplo, fue hace unas semanas en Arenas de San Pedro (Ávila) en tarde de figuras y ambiente desbordado, donde el usía, por obra y gracia de una decisión tan precipitada como hilarante consiguió que Morante de la Puebla se convirtiera, posiblemente, en el primer torero de la historia que le terminó cortando una oreja a un toro al que el presidente había devuelto a los corrales.

El pañuelo verde, con el paso de los minutos, volvió a convertirse en blanco para sorpresa e indignación de no pocos. Inaudito. En La Glorieta hace no tanto se premió con la vuelta al ruedo a un manso de Montalvo, que tuvo transmisión y vibración en la muleta de Perera de la que en más de una ocasión salió buscando las tablas de manera escandalosa; el pañuelo azul dejó en ridículo al palco.

Hasta en Las Ventas, en pleno San Isidro, se ha llegado a devolver un toro a los corrales ¡por manso! Tres ejemplos. Tres casos concretos y sonrojantes que no son los únicos. Esos extremos sorprendentes y que ponen colorado a cualquiera, se mezclan con otra serie de decisiones alejadas de la realidad de sus escenarios.

Usías que se ponen exageradamente exigentes tras el tapete presidencial en plazas de pueblo a las que incongruentemente le quieren dar la categoría de un escenario mayor sin serlo con decisiones absurdas, otros que buscan un protagonismo que no les corresponde; aquellos que se cierran en la exigencia más desmesurada con los que empiezan y se derriten en cuanto presiden un festejo de figuras, con las que, como anécdota, no dudan en fotografiarse orgullosamente en el patio de cuadrillas antes de trenzar el paseíllo.

Aquellas y otras muchas más decisiones controvertidas que atentan contras las pautas más esenciales del toreo han llevado a que la situación actual de las presidencias en las plazas de toros se encuentren en uno de los momentos más críticos que se recuerdan. Con el norte perdido y con un afán de protagonismo que no les corresponde. Cuando crees haberlo visto todo, llega uno y te sorprende.

La principal misión de un presidente, además de imponer la integridad y el correcto desarrollo del festejo, amén de velar para que se cumpla el reglamento, debería ser pasar desapercibido. Su gran reto sería que nadie repare que está allí y que nadie se escandalice por cualquier decisión que le deje en entredicho. Mantener el orden y no alterarlo ante la desesperación de la parroquia sería sinónimo de triunfo y éxito.

Pero algo debe de tener el palco, en tarea no remunerada, que cuando en él se sientan pierden el sentido y el criterio que se le supone como buenos aficionados. A él se aferran como a un clavo ardiendo, en busca de no se sabe qué.

Además de un curso para asumir la complicada tarea de presidir un festejo, bien estaría un rodaje regulado por cosos menores para ir promocionando en busca de retos mayores después. Luego la coherencia, criterio y afición ya dependería de cada uno, para que los nervios, el atrevimiento o la ignoracia no les lleve a hacer el ridículo.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png