31 marzo 2020
  • Hola

Clamor por las figuras en Miróbriga

Morante corta una oreja y El Juli desoreja al segundo de Galache, que lidió un encierro cogido con alfileres pero que derrochó bondad. Capea triunfa y el nuevo Perera ilusiona

25 feb 2020 / 18:54 H.

Las figuras se pegaron un homenaje en el Carnaval. Antes del paseíllo Manzanares y Padilla se dieron un baño de masas con todo el público. E inmediatamente después Morante y El Juli, un festín en una actuación plagada de torería. Abrió la función un cinqueño de Galache, brocho, engatillado, de largo esqueleto y buen remate. Los pitones estaban para rejones. Como todo el envío. Un exceso. Ese primero derrochó bondad en las pastueñas embestidas. Rápido lo bien Morante. Lo trató con suavidad a la verónica. Quitó con gracia por chicuelinas El Juli; intentó la réplica el de La Puebla pero el toro no estaba para excesos y prefirió guardar esa reserva de nobleza exquisita para la muleta. Una gozada, por el temple y el ritmo de las embestidas, pero se agotó demasiado pronto. Dejó a todos con la miel en los labios y detalles de inmensa torería.

El Juli ordenó aliviar el castigo en el caballo al segundo. Sintió y acarició cada embestida. Metido y entregado en el ruedo y en el ambiente. Sujetó en la primera tanda y se metió en profundidades pronto en la segunda. Abrió los caminos con la izquierda, toreó con la cintura en los primeros compases y tras un breve lapso le buscó la largura en el muletazo llevándolo casi al infinito. Lo saboreó con exquisitez y elegancia.

Renqueante y sin recorrido al tercero costó sujetarse en pie. Lo metió en vereda y lo sostuvo El Capea, firme y distante. Esa seguridad le faltó a Capea con la izquierda por donde el torete de Galache probó, se acostó y midió más. Tuvo la virtud de la fijeza y de humillar siempre. Y eso lo aprovechó El Capea que extrajo sus virtudes para terminar cortando los terrenos y situarse en cercanías con solvencia. La faena y el mérito fue creciendo. Soberbia la estocada, por la ejecución y la colocación de la tizona.

Toreó de manera espléndida Manuel Perera de capote al sobrero, en el saludo cuajó excelsas verónicas y remates ligados de medias, cambiadas y brionesas que fueron maravillosas. Quitó por gaoneras con el mismo arrojo y buen concepto. Brindó a sus compañeros de cartel y unió a Padilla y Manzanares, y aquello fue una explosión de júbilo que hizo que las palmas echaran humo. El eral de Galache fue bravísimo. Y Perera se impuso con gallardía, dominio y un gran concepto. Y al final apretó con solvencia y torería para imponerse en los terrenos prohibidos del toro. Este nuevo Perera gusta, ilusiona e invita a soñar. La gozó en una auténtica fiesta de buen toreo y frenesí al reclamo apasionado de las figuras. Perera también quiere serlo.

LA FICHA

Llenazo a reventar en los tablaos, desde una hora antes del inicio de la función. Cielo entoldado, 15º a la hora del paseíllo y 12º al finalizar la función.

4 TOROS DE FRANCISCO GALACHE, con cuajo apretadas hechuras, con los pitones para rejones. Noble y pastueño en flojo y justo 1º; bondadoso y con calidad el 2º; noble y humillador el segundo al que le faltó mayor recorrido; y el 4º fue un sobrero que sustituyó al titular al partirse un pitón de salida contra un burladero.

MORANTE DE LA PUEBLA

Media estocada -oreja-.

EL JULI

Estocada -dos orejas-.

EL CAPEA

Gran estocada -dos orejas-

MANUEL PERERA

Triunfador del Bolsín taurino

Estocada baja -dos orejas y rabo-