25 abril 2019
  • Hola

Uno de ‘Los Lobos’ de ‘Boom’ muestra su lado más humano con una víctima de la dictadura

“Mi más rendida admiración, querida convecina” fueron las palabras que le dedicó a una luchadora de 91 años que lleva toda la vida intentando recuperar los restos de su padre

08 abr 2019 / 18:39 H.

‘Los Lobos’ de ‘Boom’ demuestran en cada programa que su privilegiado conocimiento en casi todos los campos. De su vida privada cada vez se conocen más detalles porque pocas personas no saben quiénes son, y cada vez más personas encienden su televisor para ver a los cuatro amigos del programa. Incluso Pablo Motos los ha llevado ya a ‘El Hormiguero’ para que cuenten su día a día y cómo nació esta simpática unión que vivió uno de sus momentos más duros el pasado mes de febrero, con la muerte de José Pinto.

Y si pocas dudas hay de su conocimiento, de vez en cuando nos demuestran que su condición humana anda a la par. Erundino Alonso ha sido el último en demostrar estos valores con un mensaje de “admiración” hacia Asunción Mendieta, la señora de 91 años que se ha pasado toda la vida luchando por recuperar los restos de su padre y sacarlo de la fosa común en la que se encontraba. “Mi más rendida admiración, querida convecina”, ha sido el mensaje que ha puesto Erundino desde su cuenta al twitter que representa a Asunción. El mensaje no es casual, pues esta semana TVE emitió un reportaje llamado “El silencio de otros” que tuvo gran repercusión en redes y buscaba arrojar luz sobre todos los crímenes impunes que se cometieron durante la dictadura y por los que muchos familiares no han podido dar el descanso que querían a sus allegados.

Erundino, que siempre ha mostrado su imagen de convencido defensor de los derechos humanos, no ha perdido la ocasión de mostrar su apoyo en este caso a Asunción y a todos los que como ella, han luchado por dar sepultura a sus familias. Cuando se conoció la noticia de la muerte de José Pinto, fue uno de los concursantes que peor lo pasó y el que más problemas tuvo para contener su emoción recordando a su amigo y compañero. Y junto con el resto de miembros del equipo, acudieron al funeral multitudinario que se celebró en Casilla de Flores, el pueblo del que era natural el ganadero salmantino.