14 diciembre 2019
  • Hola

La falta de escrúpulos de GH VIP con Estela Grande y el monumental cabreo de Diego Matamoros

Mila Ximénez se salvó este martes en una gala que estuvo presentada por Carlos Sobera

Madrid /
04 dic 2019 / 11:18 H.

Ya queda poco para que GH VIP llegue a su fin y la dirección del programa no está dispuesta a perder ni la más mínima oportunidad de explotar cualquier resquicio que dé lugar al morbo.

Demostrando la falta de escrúpulos que lleva caracterizando al espacio televisivo desde hace años, Estela Grande, esposa de Diego Matamoros, se convirtió en su blanco perfecto.

Primero cita con su ‘fiel amigo’, Kiko Jiménez, que, teóricamente, subió hasta Guadalix de la Sierra, a dar apoyo a una Estela que tras 82 días no había recibido ninguna señal del exterior. Nada más lejos de la realidad. El consejero del amor de “Mujeres, hombres y viceversa”, intentó vender a Estela, forzándola a reconocer que había sentido atracción por él. Circunstancia que la esposa de Matamoros negó y no tres veces, como Pedro, sino muchas más. Plan fallido. Pero Telecinco se había guardado un segundo as en la manga. ¿Quién si no? La estrella de la cadena, Sofía Suescun también subió a la casa, “con buenas intenciones, porque me pongo en el lugar de Estela”. Mentira. Trató una y otra vez de forzar a la concursante a que reconociera lo que no había conseguido su, supuestamente, pareja, Kiko Jiménez.

Y tras haber despellejado a Estela, confundirla y dejarla tendida en la lona mostrándole unos vídeos sobre su supuesta historia amorosa con Kiko, entró en acción el marido. Un Diego Matamoros que se presentó con un ramo de rosas rojas y que no se calló con la organización: “Yo no había subido a esto. Me parece una cerdada esto que habéis hecho hoy”. Pero éste, después de haber explicado a Estela las artimañas de su amigo Kiko, ha ido más allá: “Me había comprometido a ver a mi mujer pero no a esta puta mierda. Y encima no habéis puesto el vídeo que teníais que poner de este sinvergüenza. Esto es una cerdada auténtica”.

Más allá de la encerrona a Estela, la noche dejó la salvación de Mila Ximénez y a un Carlos Sobera que tomó el relevo de Jorge Javier Vázquez, por la operación de éste.