29 septiembre 2020
  • Hola

“Yo me quedé en medio de una lluvia de balas”: el testimonio de la expareja de uno de los acusados por el tiroteo de San José

La joven amenazada afirma que solo iban a pedirle explicaciones, nunca a disparar

16 sep 2020 / 21:36 H.

“Yo me quedé en medio de una lluvia de balas. Si no hubiera llegado la Policía nos hubieran matado a todos porque nos tenían a todos a tiro”. Así resumió la situación la expareja de C.G.M., con el que estuvo once años y tiene dos hijos que en el momento de los hechos tenían 5 y 9 años, además de tener otro que tenía 15 de otra pareja anterior.

Aseguró que el día de los hechos, el 12 de febrero de 2017, C.G.M. empezó a decirle cosas para hacerle daño, “que si una chica que si otra...”, pero al ver que no lo conseguía le espetó: “Me cago en tus muertos y en tu hermano, os voy a matar a todos”.

“Mi hermano era... pues eso, mi hermano”, dijo emocionada tras explicar que su hermano había fallecido hace muy poco con 23 años y esas palabras le dolieron mucho, por lo que fue con sus padres y sus hijos en dos coches a pedirle explicaciones, aunque, recalcó, ni por asomo se imaginaba que iba a pasar lo que pasó: “Si fuera a eso mis hijos no iban allí”.

Cuando llegaron a la calle, “las balas empezaron a llover”, dijo y ó afirmó que “lo pasó realmente mal”. “Yo me quedé en medio, las balas llovían”, entonces su padre disparó para que ella pudiera salir del coche y tras sacar a sus hijos, los tres se resguardaron detrás de una furgoneta azul.

“Si es que no queríamos hacer eso”, insistió y aseguró que “si volviera atrás, se hubiera quedado en su casa”.

Explicó que la casa de ‘El Pepón’ y su mujer estaba al lado de la de C.G.M., primo del primero y hermano de la segunda. Tanto ella como su padre, B.E.R., explicaron que la joven y su expareja habían tenido múltiples conflictos y que siempre los habían resuelto hablando entre los padres de la una y del otro, que residen en El Encinar, quedando todo siempre en palabras. Los padres eran los mediadores. Pero aquella noche habían acudido a San José porque los padres de C.G.M. se encontraban en casa de su hijo y no en la suya.