29 junio 2022
  • Hola

Una niña supuesta víctima de abusos en Salamanca: “No lo conté por miedo a que no me creyeran”

Los presuntos hechos ocurrieron en 2018, cuando la pequeña tenía 9 años, y el acusado dormía en el sofá de su casa de Pizarrales debido a la amistad con su madre | En el juicio la pequeña se ha mantenido firme en su relato, que el acusado niega: “Yo no hice nunca nada”

18 may 2022 / 14:03 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

“No lo conté antes por miedo a que no me creyeran”. Así lo manifestó este miércoles hasta en tres ocasiones a preguntas de las partes la menor que supuestamente sufrió abusos sexuales por parte de un varón que se había alojado unos días en su domicilio por la amistad que tenía con la madre de la niña. La Audiencia Provincial de Salamanca ha acogido el juicio contra el presunto delincuente sexual, J.A.A.A., de origen brasileño al igual que la madre de la menor, y para el que la Fiscalía solicitaba en sus calificaciones provisionales cinco años de prisión, alejamiento e incomunicación por ocho años, libertad vigilada por cuatro años y 3.000 euros de indemnización a la menor.

La niña, que cuando sucedieron los supuestos abusos -junio de 2018-, tenía nueve años de edad, se mantuvo este miércoles firme en su relato. Sin poder contener las lágrimas y la emoción al volver a recordar los hechos, la pequeña compareció ante el tribunal a través de videoconferencia. J.A.A.A. dormía esos días en su casa del barrio de Pizarrales, en el sofá del salón, debido a la amistad que tenía con la madre de la niña, con la que tiempo atrás había mantenido además una relación sentimental.

Un día cuando estaban en el sofá del salón, manifestó con dificultad la niña, él introdujo la mano de la menor por debajo de su ropa interior justo encima de su miembro viril unos segundos, hasta que ella quitó la mano. En otra ocasión, manifestó el varón aprovechó que se habían quedado a solas en el coche, para introducir su mano por debajo de la falda de esta y tocarle el muslo, tras lo que una vez más le retiró la mano.

No lo contó en ese momento a su madre, con la que vivía y que estaba separada de su padre, dijo: “Porque me daba miedo que no me creyeran”. Lo hizo tiempo después y fue a su abuela paterna, que le decía siempre que “si alguien la tocaba o algo se lo dijese”. Ésta a su vez se lo contó al padre de la niña y finalmente (ya en el mes de mayo de 2021) la menor se lo contó a su madre, que ese mismo día denunció los hechos.

La madre de la menor declaró a continuación que efectivamente había notado cosas raras en la niña, pero que “jamás” hubiera imaginado que eso estaba sucediendo y en cuanto se enteró acudió a denunciarlo: “Si otra persona me lo contara no la iba a creer, pero según me lo contó ella, d el amanera en que se expresó, yo la creí”, declaró, asegurando a continuación que no tiene nada “en absoluto” contra el acusado ni contra su mujer, que si denunció fue porque creyó a la niña.

Mientras tanto, el acusado negó ante el tribunal las acusaciones contra él. Su relación con la niña “era muy buena” e incluso a veces veían películas de terror juntos, dijo, pero siempre había alguien más, no estaban solos los dos. Dijo que hubo días en que se quedó a dormir también en la casa otro hombre que estaba haciendo un máster y también dormía en el salón.

La relación entre la madre y la niña era conflictiva, señaló a preguntas de las partes y dijo que a pesar de que la relación sentimental se había acabado hacía tiempo, porque su mujer se enteró, seguían siendo amigos.

“Yo no hice nunca nada”, dijo en relación a las acusaciones y aseguró que a día de hoy tanto su familia -tiene dos hijos menores de edad- como él lo están pasado muy mal.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png