31 mayo 2020
  • Hola

Una niña de 7 años, leve por los arañazos de un perro suelto en el parque de Würzburg

El incidente se saldó, solamente, con la presencia policial en la zona ya que no se requirió la asistencia sanitaria

18 may 2020 / 10:18 H.

Susto en el parque de Würzburg. Un perro de raza potencialmente peligrosa que se encontraba suelto ha atacado a una niña de siete años en la zona de patinaje. Afortunadamente, la rápida reacción del padre que cogió a la niña en brazos propició que ésta solo sufriera arañazos, pero el incidente movilizó la presencia de cuatro patrullas de la Policía Local en el lugar. A su llegada y después de entrevistarse con el dueño, los agentes se llevaron al animal, que además de ir suelto no llevaba bozal y el titular carecía de papeles. Los hechos ya han sido puestos en conocimiento del Juzgado de Guardia.

Según han informado fuentes del caso a LA GACETA, los hechos tuvieron lugar a mediodía, sobre las 12.15 horas. Una llamada alertó de que un perro se había abalanzado sobre una niña que se encontraba patinando en las pistas aledañas a la rotonda de Castilla y León.

El perro es un dogo argentino de diez meses de vida. Se encontraba suelto según los padres de la menor, de manera que al coger el padre a la niña, le arañó el brazo derecho y la frente. Sin embargo, los padres declinaron presentar denuncia, así como asistencia sanitaria para la pequeña.

Hasta allí se trasladaron de inmediato hasta cuatro patrullas de la Policía Local, que a su llegada se entrevistaron con el dueño del dogo, un joven que iba con otro perro y que fue interceptado en la misma rotonda. Llevaba a los dos animales sin bozal.

Además, el joven no portaba documento alguno y tras las oportunas gestiones los agentes comprobaron que el dueño del perro no tenía el certificado psicotécnico ni de penales, de manera que le retiraron el animal.

El dogo argentino es, junto con el pitt bull o el rottweiller, uno de los ocho especies caninas que la legislación española contempla como razas altamente peligrosas. Su gran tamaño y fuerza hacen que sea catalogado como perro peligroso.

Tanto los perros como los dueños tienen que cumplir una serie de requisitos muy estrictos, que en el caso de los segundos exigen capacidades físicas y psíquicas y por supuesto carecer de antecedentes penales.