14 diciembre 2019
  • Hola

Una colección de obras destruida por las llamas en Robledo Hermoso: “Solo se salvó una enciclopedia”

Marciano Sánchez estaba en negociaciones con el Ayuntamiento de Villar de Samaniego para conservar todas sus obras en un local

03 dic 2019 / 22:23 H.

“El fuego lo ha quemado todo, de todos los libros que tenía en su casa, solo se ha salvado una enciclopedia”, lamentaba este martes un vecino que conocía bien a Marciano Sánchez Rodríguez, en declaraciones a este diario. Su vivienda de Robledo Hermoso en la que residía ardió en la madrugada de este martes y el hombre tuvo que salir con lo puesto tras intentar sofocar las llamas, sufriendo de esta forma una intoxicación leve por la que tuvo que ser trasladado al Complejo Asistencial de Salamanca.

Las llamas se extendieron con gran fuerza debido a la gran cantidad de libros acumulada en el interior de la casa y que los bomberos tuvieron que remover para llevar a cabo las tareas de extinción.

Canónigo doctoral emérito de la Catedral de Salamanca, vicario judicial emérito, miembro del Centro de Estudios Salmantinos y profesor de la Universidad de Salamanca, a sus 84 años residía solo en su vivienda, a pocos metros de las casas de algunos familiares próximos. Aficionado a la escritura, entre la obra de Marciano Sánchez destacan publicaciones como “Enigmas de un claustro”, donde desvela algunas de las claves del nacimiento del patio -ni monacal ni catedralicio- del interior de la Catedral Vieja de Salamanca.

Pero también aficionado, y mucho, a la lectura, lo que le llevó a acumular numerosos y valiosos libros en la vivienda. Tanto es así que, comentan las fuentes vecinales con las que ha podido hablar LA GACETA, Marciano Sánchez se encontraba desde hace algún tiempo en contacto con el Ayuntamiento de Villar de Samaniego -al que pertenece Robledo Hermoso- para llevar todos los volúmenes a alguna dependencia a efectos sobre todo de una mejor conservación de los ejemplares.

El octogenario recibió en la mañana de este martes el alta médica después de ingresar durante la madrugada en el Complejo Asistencial de Salamanca víctima de una intoxicación por el humo que tragó al parecer cuando trataba de sofocar por sus propios medios las llamas que se habían originado en su vivienda de la pequeña localidad de Robledo Hermoso.

Llamas que fueron originadas por causas desconocidas y que rápidamente se propagaron por todo el inmueble de dos plantas llegando incluso hasta el tejado, principalmente a causa de la ingente cantidad de libros que desde hace tiempo acumulaba el insigne sacerdote en cada rincón.