25 mayo 2020
  • Hola

Un profesor de autoescuela de Salamanca, a su alumna antes de agarrarle el muslo: “¿Por qué tendréis fama de calentorras las rubias?”

La Fiscalía le pide 5.280 euros de multa y 1.000 euros de indemnización por un delito de abuso sexual

02 mar 2019 / 13:28 H.

Los Juzgados de Colón acogerán en próximas fechas el juicio contra el profesor de una autoescuela de Salamanca acusado de un delito de abuso sexual por dirigirse a una alumna con expresiones del tipo: “¿Por qué tendréis fama de calentorras las rubias?”. En el juicio, aún sin fecha señalada, el acusado se enfrentará a una pena de multa de 22 meses a razón de 8 euros diarios (5.280 euros), además de una indemnización de 1.000 euros en concepto de daños morales a la afectada, que le pide el representante del Ministerio Público.

Según recoge el fiscal en su escrito de calificación, al que ha tenido acceso LA GACETA, los presuntos hechos tuvieron lugar el pasado año, concretamente en el mes de abril, cuando el acusado impartía clases prácticas de conducción como profesor de la autoescuela, con sede en Salamanca capital.

Según señala el fiscal, entre sus alumnas se encontraba la denunciante, a quien el acusado advirtió ya desde la primera práctica impartida el día 11 de ese mes que “durante las clases le tocaría en alguna parte del cuerpo para ayudar a meter la velocidad o para frenar”.

Pues bien, durante la sesión práctica del día 12, el acusado se dirigió a ella con expresiones ajenas completamente a la conducción tales como: “¿Por qué tendréis fama de calentorras las rubias?”.

Acto seguido y de manera sorpresiva y siempre movido por el ánimo libidinoso, destaca el fiscal, agarró con fuerza el muslo derecho de la alumna, ante lo que ella le respondió con una maniobra evasiva. Ello no fue sin embargo impedimento para que el acusado siguiera realizando manifestaciones tales como: “Tu novio te habrá seguido hasta la cama, menuda estás tú” o “qué tipo de ropa te pones”.

Tales expresiones fueron recriminadas por la alumna, ante lo que el acusado volvió a agarrarle sin justificación alguna el muslo derecho.

Por último, en el transcurso de la clase práctica del 2 de mayo del pasado año, según mantiene la denunciante, actuando con idéntico ánimo libidinoso, el acusado se abalanzó sobre el cuerpo de su alumna con la excusa de manipular un intermitente, ante lo que ella le apartó bruscamente respondiéndole el acusado: “Eres una cerda egocéntrica, te crees mejor que los demás”.