20 febrero 2020
  • Hola

Un preso de Salamanca escapa saltando un muro y vuelve horas después arrepentido y cojeando

El reo, pese a que tiene el tercer grado, huyó del Centro de Inserción Social del Montalvo y regresó a primera hora de este miércoles acompañado por familiares

13 feb 2020 / 07:33 H.

Acude solo a dormir y pese a ello sintió la necesidad de salir a toda prisa y escapó. Un joven interno en el Centro de Inserción Social (CIS) dependiente de la prisión de Topas logró huir a última hora de la tarde del martes del recinto saltando el muro del patio, de tres metros de altura, una hazaña por la que llegó incluso a lesionarse en un pie. Sin embargo, tan solo unas horas después el delincuente volvía al recinto, cojeando y arrepentido.

Debido al salto que el joven tuvo que dar para sortear el muro, de tres metros, se lastimó un pie y regresó cojeando

Según ha podido saber LA GACETA por fuentes penitenciarias, se trata de un reo que ingresó en prisión por delitos de robo y hurto, principalmente, y que actualmente se encuentra en el régimen de tercer grado. Es decir, tan solo acude al CIS por la tarde para dormir y puede abandonar el recinto a primera hora de la mañana. Sin embargo, pese a esa semilibertad, a última hora de la tarde del martes el joven, cuya condena finaliza en junio, decidió escapar del recinto. Para ello se dirigió al patio interior donde habitualmente se encuentran los internos en sus ratos libres y saltó el muro de tres metros, logrando así salir al exterior.

Aunque en estos casos las autoridades competentes del centro tienen un máximo de 24 horas para dar aviso de la fuga, no llegó a hacer falta pues el propio interno se presentó de vuelta en el centro penitenciario de Topas, acompañado por su familia, en la mañana de este miércoles. Eso sí, lo hizo cojeando por el daño en el pie y muy arrepentido por su impulso.

PALABRAS CLAVE