15 junio 2019
  • Hola

Un padre y su hija se enfrentan a 4 años de cárcel por estafar 130.000€ a un salmantino

Le plantearon invertir en una central hidroeléctrica en Rumanía que apenas funcionó unos meses y que está inoperativa

14 abr 2019 / 09:54 H.

    La Audiencia Provincial de Salamanca tiene previsto celebrar a partir de este lunes el juicio aplazado en dos ocasiones anteriores contra un padre y su hija, para los que la Fiscalía solicita penas de cuatro años de prisión y multa de 3.240 euros, por la presunta estafa en la venta de una central hidroeléctrica en Rumanía.

    La vista oral contra T.G.C. y E.G.M. ha sido señalada para el lunes y el martes y en ella se enfrentarán además al pago de una indemnización de 130.951,69 euros al afectado, indemnización conjunta y solidaria con la mercantil de nacionalidad rumana constituida por los acusados, SC Hidroeste SRL, a la que pide además el pago de una multa de 450.000 euros.

    En su escrito de calificación, el fiscal señala que los acusados constituyeron la citada sociedad, de la que era representante legal y administrador el primero y que tenía por objeto la tramitación administrativa para obtener las concesiones de las centrales hidroeléctricas en Rumanía.

    Esta sociedad, señala el fiscal, fue creada con el fin de obtener beneficios a través de la venta de varias centrales, entre ellas Priboiasa II. En julio de 2011, el afectado acudió como futuro inversor a la sede de Hidroeste y se reunió con la acusada, que le proporcionó toda la documentación relativa a Priboiasa II.

    Tanto en esta reunión como en otra posterior, la acusada “previo concierto con su padre y movida por el ánimo de ilícito enriquecimiento, conocedora de la falta de veracidad de los datos que aportaba y con el fin de hacer atractiva la inversión para así conseguir el dinero que como socio debería realizar el afectado, le entregó distintos documentos emitidos por la mercantil encausada, cuyos datos se decían procedentes de organismos oficiales de Rumanía.

    De modo que, confiado en la solvencia profesional de los acusados y en la aparente veracidad de los datos recogidos en la documentación entregada por estos, el afectado decidió participar en dicha inversión, adquiriendo en agosto de ese año en la sede de la mercantil Hidroeste Consultig SL el 3% de las participaciones de SC Hidropriboiasa II MCH SRL, titular de la concesión de la central hidroeléctrica Priboiasa II para lo que desembolsó 33.428, 29 euros, así como distintas aportaciones posteriores, destinadas a la efectiva ejecución de la obra de la central hidroeléctrica, cuando en realidad, concluye el fiscal, se trataba de “datos alterados maliciosamente por los acusados” en los que habían inflado las expectativas de producción y disminuido los posibles riesgos, como con posterioridad se ha podido comprobar con los datos reales y oficiales del Instituto Nacional de hidrología de Rumanía (INGHA) y la aplicación de los mismos por la Universidad Técnica de Construcción de Bucarest (UCTB). Todo ello con el consiguiente perjuicio para el afectado, quien desembolsó 130.951,69 euros sin haber obtenido ningún ingreso por su inversión, respecto de una central que actualmente se encuentra inoperativa y que apenas funcionó unos meses.

    PALABRAS CLAVE