07 diciembre 2019
  • Hola

Trasladan a Cabezuelo, el violador de La Manada, a un módulo de respeto en la prisión de Topas

La dirección le ha retirado ya del Programa de Prevención de Suicidios, aunque permanece acompañado por otro preso que le vigila y duerme con él en la misma celda

12 sep 2019 / 20:54 H.

Quince días después de su ingreso en el centro penitenciario de Topas, Alfonso Jesús Cabezuelo se encuentra ya en uno de los módulos de respeto del penal salmantino. Según ha podido saber LA GACETA, el exmilitar de La Manada, fue trasladado este miércoles después de que, tal y como se avanzó la semana pasada, él mismo urgiera su salida del departamento de Enfermería para poder estudiar y hacer deporte en condiciones, sus aspiraciones durante el tiempo que permanezca entre rejas.

Cabezuelo, que fue condenado a quince años de prisión por violar en grupo a una joven durante los Sanfermines de 2016, ha ingresado conforme estaba previsto en el Módulo de Respeto número 12 del penal. A excepción del recientemente inaugurado Módulo Mixto de Respeto, el que reúne a los internos con mejor perfil, con mejor comportamiento, es precisamente el número 12.

Tal y como también solicitó el recluso, desde ayer ya está fuera del Programa de Prevención de Suicidios (PPS). Permanecerá de momento eso sí acompañado por otro recluso, que estará pendiente de él y dormirá con él en la misma celda.

En cuanto el médico lo estime, podrá estar solo en la celda. En cuanto el médico lo estime oportuno se lo comunicará a la dirección del centro penitenciario y Cabezuelo podrá solicitar estar solo en la celda, sin necesidad de que otro interno le acompañe.

El violador de La Manada ha entrado de esta manera ya en la dinámica de la cárcel, de momento sin incidentes, según las fuentes consultadas.

A sus 30 años, Cabezuelo fue soldado del ejército del Aire y entró en las Fuerzas Armadas a los 20. Estuvo destinado en la base aérea de Torrejón de Ardoz y en 2011 se trasladó a Morón de la Frontera, cuando ingresó en la Unidad Militar de Emergencias (UME), de donde fue expulsado tras ser acusado de la violación.

El joven, cuya madre sufrió un infarto cuando fue detenido, tiene antecedentes por lesiones, riña tumultuaria y desorden público. Al igual que ‘el Prenda’, informaba en su momento El Periódico, es seguidor acérrimo del Sevilla C.F, y precisamente por su vinculación con algunas de las aficiones más violentas del equipo cuenta también con antecedentes por protagonizar varias peleas con hinchas de otros clubes. Tiene varios tatuajes en su cuerpo, como las fauces de un lobo y el lema del grupo: ‘El poder del lobo reside en La Manada’.