02 abril 2020
  • Hola

Sorprenden a un hombre masturbándose y acosando a una chica en un aparcamiento de Salamanca

Estaba siguiendo a la mujer desde el pasado 10 de febrero en un parking gratuito de Huerta Otea

18 feb 2020 / 12:51 H.

Agentes de la Policía Nacional de Salamanca han detenido a un varón de 51 años, como presunto autor de un delito de coacciones, por el acoso al que sometía a una joven, preferentemente en el aparcamiento en el que la víctima solía estacionar su coche para asistir a clase. El autor fue sorprendido por los agentes en el interior de su vehículo, con los pantalones y la ropa interior bajados, mientas observaba a la joven y presuntamente la grababa con un móvil.

Una llamada al 091 alertó a los agentes para que acudieran al aparcamiento situado entre las calles Manuel Ramos Andrade y José de Lamano Beneite del barrio de Huerta Otea. El comunicante aseguró que su hermana se encontraba en un vehículo de su propiedad estacionado en el parking y que, junto a ella, en otro aparcado muy próximo, se encontraba un individuo que la llevaba siguiendo varios días, encontrándose atemorizada, motivo por el cual él la había acompañado.

A la llegada de los agentes, observaron el vehículo en el que se encontraba el varón estacionado en paralelo, a unos diez metros del de la joven. Al acercarse vieron al individuo en los asientos traseros, recostado, subido a un cojín y con los pantalones y la ropa interior bajados, realizándose tocamientos en sus genitales. El sujeto procedió a vestirse rápidamente al detectar la presencia policial.

En la inspección del vehículo observaron numerosos pañuelos de papel arrugados en un bolsa de plástico situada en la parte trasera. El espejo retrovisor orientado hacia el vehículo de la víctima y dos terminales telefónicos móviles. Uno estaba situado en el reposacabezas del asiento del copiloto, con la cámara dirigida hacia el lugar donde se encontraba la chica y el otro en el mismo lugar, pero con la cámara orientada hacia el lugar donde él estaba recostado.

La joven, en evidente estado de ansiedad, manifestó a los agentes que desde el pasado día 10 de febrero el hombre la estaba siguiendo continuamente con su vehículo. Sufría un control a su llegada y a su salida de clase, especialmente en el aparcamiento donde suele aparcar, incluso en los descansos o a la hora de comer, que a veces suele hacerlo en el coche para regresar por la tarde de nuevo a su actividad lectiva. Dicho control era directo y descarado, aparcando el vehículo siempre cerca del suyo y mirándola fijamente, incluso aunque estuviera acompañada de otras chicas. La víctima había observado cómo le efectuaba grabaciones con su móvil desde el interior del vehículo, mientras hacía movimientos extraños. Por este motivo había pedido a su hermano que la acompañara.

Los agentes procedieron a la detención del presunto autor y a la intervención de los terminales móviles con los que presuntamente efectuaba las grabaciones, instruyéndose el atestado por el que ha sido puesto a disposición judicial.