30 septiembre 2020
  • Hola

¿Quién es quién en el crimen a tiros de ‘El Chispi’?

La operación sigue abierta y, tras la detención de la viuda del ‘Pepón’, no se descartan más arrestos

16 sep 2020 / 21:53 H.

El asesinato a tiros de ‘El Chispi’ registrado a finales de enero en el barrio de El Tormes destapa cada día nuevos entresijos e implicados que responden a los más variopintos motes y apodos desconocidos para muchos, pero por los que a la mayoría se les conoce en el mundo del hampa más que por su propio nombre.

‘El Chispi’

J.A.L.J., a finales de enero murió acribillado a tiros con 27 años cuando caminaba con su mujer y con su hija de once meses en brazos por una calle del barrio del Tormes. Apodado como ‘el Chispi’ y pariente del clan de ‘Los España’ asentado en Santa Marta, se trataba de un viejo conocido de la Policía. Había abandonado recientemente el CIS -dependiente de la cárcel de Topas- y acumulaba diversos antecedentes, de hecho cuando murió tenía pendiente un juicio en Valladolid por tráfico de drogas.

‘La Titi’

M.V.J.M., la madre de ‘El Chispi’ y a su vez hija de ‘la Kiki’ o ‘la tía María’, la conocida matriarca de otro clan asentado en Pizarrales. Fue juzgada la semana pasada por el crimen de ‘La Amparo’, en marzo de 2017, la mujer que apareció ‘cosida’ a puñaladas, cortes y golpes en su domicilio de la calle América de Pizarrales, víctima de una auténtica tortura como determinó la autopsia. Reconoció en el juicio que la agarró mientras otro de sus compinches, ‘El Goyo’, la apuñalaba intentando recuperar una deuda.

‘El Miliki’

R.L.J., padre de ‘El Chispi’ y marido de ‘La Titi’. Fue juzgado igualmente la semana pasada y admitió que esperó fuera de la casa vigilando, con su otro hijo de 10 años, mientras ‘El Goyo’ y ‘La Titi’ estaban en casa de ‘La Amparo’.

‘La Amparo’

I.B.S., la mujer de 50 años, fue descubierta por los bomberos tras el incendio intencionado en su vivienda de la calle América de Pizarrales. Vecina de toda la vida del barrio, pese a su nombre real era conocida por todos como ‘Amparo’. Vivía sola tras haberse quedado viuda y no tener hijos y se dedicaba al parecer a trapicheos de drogas. A principios de semana se celebró el juicio por su muerte.

‘El Pepón’

S.M.V. apareció muerto el día 4 en la cárcel de Dueñas (Palencia) donde se encontraba preventivo por el crimen de ‘El Chispi’, al parecer la causa fue un suicidio. Considerado el sospechoso número 1 del asesinato, iba a ser además juzgado esta semana por el tiroteo cruzado en San José y desde hace unos meses estaba siendo investigado por un juzgado de Valladolid por el apuñalamiento de ‘El Rafi’, otros de los acusados del crimen de ‘El Chispi’ en la cárcel de Villanubla (Valladolid).

‘El Rafi’

R.S.J. fue detenido junto a ‘El Pepón’ en su escondite de Tudela de Duero, considerados ambos desde el principio como dos de los presuntos pistoleros que acabaron con la vida de ‘El Chispi’.

‘El Vinas’

C.S.M., padre de ‘El Pepón’, considerado igualmente autor material del crimen e investigado también por el apuñalamiento de ‘El Rafi’ en Villanubla, los agentes hallaron armas y munición en un trastero de la casa de su pareja, donde se escondió tras el crimen, y que al parecer solo él utilizaba. Los testigos le situaron también en el lugar de los hechos el día del crimen y apuntan a que también participó en los disparos.

‘La Rocío’

R.B.G., pareja de ‘El Vinas’, fue detenida junto a éste mientras dormían en la casa de la mujer, en la calle Manuel de Falla. En el trastero de la casa apareció importante armamento, entre otros cuatro pistolas y una ametralladora.

‘La Samira’

E.L.G.M., la viuda de ‘El Pepón’ es además la quinta detenida por su presunta participación en el crimen de ‘El Chispi’. Es a su vez hermana del principal acusado del tiroteo cruzado en el barrio de San José registrado en 2017 que estos días se juzga en la Audiencia.

‘El Christofer’

C.G.M. llegó ayer a la Audiencia para ser juzgado por el tiroteo cruzado de San José por el que le piden 11 años de cárcel por delitos de tentativa de homicidio, amenazas en el ámbito de la violencia de género y tenencia ilícita de armas. Afirmó en el juicio que ‘El Pepón’, su primo hermano además de cuñado, le tenía amenazado de muerte para que cargase con toda las culpa del tiroteo.