01 marzo 2021
  • Hola

Multan a la mujer de un preso por enviar una carta ofensiva al director de la prisión de Topas

La juez la condena por un delito de calumnias a 1.440 euros y, de no pagar, podría ser privada de libertad

El Juzgado de lo Penal número 2 de Salamanca ha declarado culpable del delito de calumnias por el que la semana pasada se juzgó a M.R.P., la mujer acusada de enviar una ofensiva carta al director de la cárcel de Topas molesta por el trato a su pareja en la prisión. La juez le ha impuesto una pena de ocho meses de multa a razón de 6 euros diarios: 1.440 euros en total.

La juez da así la razón a la Fiscalía, aunque rebaja en un mes el periodo de la multa y en dos euros la cuota diaria, el fiscal le pedía una pena de nueve meses de prisión a 10 euros por día: 2.700 euros.

La sentencia, a la que ha tenido acceso LA GACETA, ha sido notificada en las últimas horas a las partes y al menos en el caso de la defensa, se tiene intención de recurrir, según ha señalado el propio letrado. En su caso, reclamaba la absolución por entender que concurre una eximente completa por enfermedad mental.

El abogado defensor basaba su petición en un informe de un forense de Badajoz que señala que en el momento de los hechos la mujer podía tener afectadas sus capacidades volitivas -la capacidad de dirigir la voluntad conforme a la propia comprensión de las cosas- y que, asegura ahora, no ha sido tenido en cuenta en la sentencia.

La mujer es al parecer insolvente, de manera que en el caso de adquirir firmeza la sentencia y de no serle suspendida la pena, sería privada de libertad por el tiempo correspondiente.

En su calificación, el fiscal señalaba que la mujer, siendo pareja de hecho de un recluso del penal y molesta por el trato penitenciario que éste recibía, remitió una larga carta certificada al director del penal, en la que le manifestaba que desde que su compañero había entrado en prisión “lo han estado engañando, buscándole la boca, para que tuvieran motivos para acusarlo de algo”. A continuación, acusa a los funcionarios de realizar un supuesto cacheo “ilegal” en la celda de su pareja, porque éste no estaba presente, y de haber intentado introducirle algo para que la culpa recayera en el recluso.

Calumnias a las que siguen otras de mayor gravedad, llegando a exigirle el traslado: “Ahora de usted depende, quiero a mi marido fuera de Topas, de hecho mi abogado lo ha pedido a Instituciones Penitenciarias, y yo al juzgado de Extremadura, lo quiero aquí, me da igual Badajoz o Cáceres y usted tiene potestad para hacerlo, de hecho hace lo que le viene en gana, puede adelantarlo y limpiar su nombre y el mío o haré pública esta carta y sacaré al aire sus trapos sucios”.

“Ya sabe, haga lo que tenga que hacer ya que está acostumbrado a saltarse las leyes y abusar de su poder, quiero a mi marido en Extremadura ya, o aténgase a las consecuencias, quizá el ultimátum suene a amenaza, pero lo he aprendido de ustedes. Vosotros amenazáis, mucho”, sentencia.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png