17 junio 2019
  • Hola

Muere un joven de un infarto en Toledo mientras dos médicos de servicio le niegan la ayuda

La causa está en el juzgado como un posible caso de denegación de socorro

20 may 2019 / 13:06 H.

El 26 de enero de 2018, a las 20 horas, Cristian Paniego, un joven de 21 años que estaba jugando al fútbol en el polideportivo público de Corral de Almaguer (Toledo), falleció a causa de un infarto.

Según publica el diario El Mundo, su muerte se podría haber evitado si dos médicos que se encontraban de servicio a poco más de medio kilómetro le hubieran ayudado.

En el momento en que Cristian sufrió el infarto, tres de sus amigos llamaron al 112 y, acto seguido, salieron en coche hasta el centro de salud del pueblo, situado a 650 metros, conscientes de que Paniego sufría una cardiopatía. Una vez allí, pidieron ayuda a los dos médicos que se encontraban presentes, si bien los facultativos se excusaron diciendo que no podían dejar el centro vacío y que no disponían en ese momento de un vehículo para desplazarse hasta el lugar. La propia madre del chico llega hasta el centro de salud, donde le explican la imposibilidad de desplazarse hasta el polideportivo por una cuestión de “protocolo”, según cita El Mundo.

Casi media hora después de que Cristian se desplomara llega, respondiendo a la llamada al 112, una ambulancia al lugar del suceso, donde consiguen que el chico recupere el pulso con una inyección de adrenalina y lo trasladan al Hospital de Toledo, donde finalmente muere.

La causa está ahora en manos del Juzgado de Quintanar de la Orden, que la instruye como una posible denegación del deber de socorro. Además, los testigos presenciales han relatado cómo intentaron acceder al desfibrilador que estaba en las instalaciones del polideportivo, pero el mismo se encontraba sin instalar y en una habitación cerrada con llave y no consiguieron llegar a él.

PALABRAS CLAVE