13 diciembre 2019
  • Hola

Los exjugadores de la Arandina niegan relaciones con la menor y aseguran que no conocían su edad

Los hechos enjuiciados tuvieron lugar el 24 de noviembre de 2017

21 nov 2019 / 16:05 H.

Los tres exjugadores de la La Arandina CF acusados de un delito de agresión sexual a una menor han asegurado que no mantuvieron relaciones con ella y que no conocieron su edad hasta cuatro días después de los hechos enjuiciados, que tuvieron lugar el 24 de noviembre de 2017 en un piso ubicado en la localidad burgalesa de Aranda de Duero.

Así lo ha explicado el abogado de la acusación popular ejercida por la Asociación Clara Campoamor, Luis Antonio Calvo, al término de la primera sesión del juicio a puerta cerrada que se sigue contra los tres exjugadores de La Arandina, R.C.H; C.C.S ‘Lucho’, y V.R.R, ‘Viti’.

Calvo ha explicado que los acusados han contestado tan sólo a las preguntas de sus abogados y del Ministerio Fiscal y que no han respondido al interrogatorio de las acusaciones, al tiempo que ha precisado que los tres acusados han mantenido la misma declaración que en la instrucción y han asegurado que “no ha sucedido nada, la niña no estuvo en su la casa” y han negado que mantuvieran relaciones con ellas.

Sobre los mensajes cruzados en un grupo de whastapp en el que están dos de los acusados y otros dos amigos y donde se dice que la niña tiene 15 años para luego decir que tiene 16, los encausados han afirmado que no conocían la edad de la chica y que supieron realmente los años que tenía cuatro días después de los hechos, el 28 de noviembre, “cuando alguien se lo dice”.

Por otro lado, Luis Antonio Calvo considera que ha habido “alguna contradicción” en la declaración de los acusados y que hay cosas que “no han sido bien explicadas” aunque no ha querido precisar a qué cuestiones se refieren ya que se lo reserva para el ejercicio de su labor de abogado de la acusación.

No obstante, Calvo ha aseverado que quizá los abogados defensores dirán que los acusados “lo han hecho muy bien” pero él ha insistido en “dos contradicciones importantes” ya que han quedado sin aclarar “dos cosas esenciales” y que están “acreditadas” pero que los encausados “no han explicado bien”.

Para Luis Antonio Calvo el juicio se decide mañana con la declaración de la niña, ya que ella, según el abogado de la acusación popular, “es la única, junto a los acusados, que sabe lo que ha pasado allí”, todo lo demás son pruebas que están alrededor”, pero la prueba esencial, la prueba de cargo” es el testimonio de la víctima.

“DESMONTAR UNA MENTIRA”

Por su parte, la abogada de R.C.H, al término de la primera sesión, ha explicado que los tres procesados “han dicho la verdad, que no ocurrió absolutamente nada”, de ahí el propósito, tal y como ha incidido la defensora, Olga Navarro, de seguir abogando por su inocencia.

Sin querer dar detalles del contenido de sus declaraciones, la letrada, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha mostrado su optimismo tras apuntar que la primera sesión “ha salido bien, ellos están tranquilos, han contado la verdad de lo ocurrido y van a desmontar los hechos denunciados, que son mentiras”.

Pese a reiterar su negativa a profundizar en las declaraciones de unos y otros, Navarro sí ha rechazado que los acusados hayan incurrido en contradicciones, a diferencia de lo asegurado por el representante de la acusación popular. “Absolutamente ninguna contradicción entre los jugadores, al revés”, ha concluido.

El Ministerio Fiscal solicita en su conjunto, para los tres acusados, penas que suman 118 años de prisión. En concreto, solicita 40 años de cárcel para R.C.H; 39 años, para C.C.S, ‘Lucho’, y otros tantos para V.R.R, ‘Viti’, por un delito contra la libertad sexual, otro delito continuado de agresión sexual a menor de16 años y sendos delitos de agresión sexual a menor.

Los tres exjugadores de La Arandina procesados por el caso mantenían, según indica la acusación pública, una relación telefónica y a través de redes sociales desde 2017 con la menor, que entonces tenía 15 años y a la que conocían con anterioridad.

El objetivo de dichas conversaciones, que principalmente se desarrollaban por WhatsApp, era convencer a la joven de que mantuviese relaciones sexuales con ellos, tal y como indica la acusación pública, que relata que el 24 de noviembre de aquel año la menor acudió al domicilio de los ahora procesados, después de una conversación, y fue “obligada” a mantener relaciones sexuales con todos ellos en el salón de la vivienda para, a continuación, “de nuevo obligada” a “soportar” otra relación sexual con R.C.H., esta vez en el dormitorio.