09 agosto 2020
  • Hola

Los detenidos por robar los muebles al ‘Argentino’ regresan a su casa nada más quedar en libertad

Dos viven en el chalé, se desconoce si con permiso o como okupas | El tercero iba a comprar los enseres para su puesto en El Rastro

01 jul 2020 / 18:05 H.

Los gritos y las amenazas volvieron a hacer acto de presencia en las últimas horas en la urbanización Huertas de la Vega-residencial Baupeur. La casa de L.G.S., el conflictivo inquilino apodado como ‘El Argentino’ preso desde hace algo más de un mes, ha vuelto a centrar la atención al ser descubiertos tres individuos a última hora de este martes llevándose muebles y enseres del domicilio.

Según ha podido saber LA GACETA, a causa de los hechos, tres varones -dos españoles y un argentino- fueron detenidos por el presunto robo de los enseres que había en el domicilio de L.G.S. Los tres fueron trasladados a dependencias policiales y pasaron la noche en el calabozo. Ayer declararon ante el juez de guardia y uno de los españoles declaró que reside en la casa del ‘Argentino’, que aunque él está en prisión le dio permiso para ello.

Señaló además que cuando las patrullas policiales les sorprendieron estaban retirando vajilla y otros enseres del domicilio -para lo que también, dijo, tenían la autorización del ‘Argentino'- para enseñárselos al otro español, de etnia gitana y que, tal y como él mismo también declaró, iba a ver si le interesaba algún efecto para comprárselo y ponerlo a la venta luego en su puesto de antigüedades del Rastro.

‘El Argentino’ por su parte asegura que están de okupas, que él no ha autorizado a nadie a vivir en su casa en su ausencia y mucho menos a vender sus enseres.

Tras la comparecencia judicial, los tres detenidos quedaron en libertad provisional ayer a mediodía y, según han informado fuentes vecinales, minutos después de las cuatro de la tarde dos de ellos ya habían vuelto, con permiso o sin permiso, a la casa del ‘Argentino’.

Según detallan fuentes vecinales, el presunto receptador de los efectos llegó a la urbanización en una furgoneta y acompañado de su mujer y su hija de 15 años, que les ayudaron a cargar algunos de los enseres y que ante la presencia de vecinos y policías comenzaron a gritar e incluso a amenazar a los presentes.

PALABRAS CLAVE