26 enero 2020
  • Hola

La víctima del tiroteo en Pizarrales de 2018 dice ahora que no le disparó ‘el Tubarrín’

Aunque lo identificó como el autor de los disparos en un primer momento, se ha retractado durante el juicio | El fiscal mantiene su petición de 5 años de cárcel

27 nov 2019 / 11:14 H.

El juicio contra J.A.M.D., apodado como ‘el Tubarrín’, por el tiroteo registrado el 30 de diciembre de 2018, en el que un joven de 19 años resultó herido en un brazo al recibir un disparo con una pistola como represalia por un lío de faldas, ha quedado visto para sentencia con desconcierto generalizado. Durante su declaración este miércoles en los juzgados de Salamanca, la víctima ha asegurado que aquel día quedó “con un chaval por Instagram” y cuando bajó de casa le dispararon en el brazo. “Había tres o cuatro personas, pero con todo lo que pasó en ese momento no me dio tiempo a fijarme”, ha asegurado. Aunque tras los hechos señaló ante la Policía a ‘el Tubarrín’ y lo identificó en una fotografía porque “solo estaba esa palabra en la cabeza”, ahora asegura que la persona que le disparó “era más alta y corpulenta”.

Por su parte, ‘el Tubarrín’ ha asegurado ante el juez que solo conocía a la víctima de vista. “Yo no he sido. Estaba en mi casa y no he ido a ningún sitio a disparar con nadie. Yo no he disparado a nadie”, ha insistido.

A pesar del vuelco producido durante el juicio, el fiscal mantiene su petición de cinco años de prisión para ‘el Tubarrín’, mientras su defensa pide su libre absolución al considerar que no hay pruebas que incriminen a su cliente.

Relato de los hechos

Según el relato presentado por el fiscal, los hechos tuvieron lugar alrededor de las 18.00 horas del 30 de diciembre de 2018, cuando ‘el Tubarrín’, acompañado de otros dos individuos -ambos viejos conocidos policiales-, acudió a la calle Cardenal Cisneros de Pizarrales, donde reside la víctima.

Habían quedado previamente para ajustar cuentas como consecuencia de un lío de faldas. De manera que, al parecer, sin mediar palabra, ‘el Tubarrín’ y sus dos acompañantes se apearon del coche y el primero sacó una pistola con la que disparó contra el joven de 19 años.

El disparo le alcanzó en el bíceps del brazo derecho, sin embargo, pese a la gravedad -se trataba de una bala 9 mm, calibre 22-, el afectado se tiró varios días con el proyectil dentro por no acudir al médico ante el temor de tener que delatar al autor del disparo y a los otros dos que le acompañaban, según han señalado a este diario fuentes jurídicas, que señalan que casi cinco meses después del suceso, la víctima se presentó en el juzgado con la bala.

PALABRAS CLAVE