04 marzo 2021
  • Hola

La salmantina que vivió la explosión de Madrid muy cerca: “Estaba sola, me iba a poner a estudiar, cuando mi casa vibró... pensé en un atentado”

Noelia Frutos reside en la calle Toledo de Madrid, enfrente del edificio que explotó: “Son cosas que te hacen pensar en el sentido de la vida porque, suena triste, pero me pudo haber pillado”

Madrid /

Estaba sola, me iba a poner a estudiar cuando sentí que mi casa vibró, rebotó, sonó, no sé... me asusté mucho y pensé ‘qué pasa’. Mi edificio da como a una corrala, un patio interior, y cuando sentí que se estabilizaba todo, salí a la puerta. Todos los vecinos abrimos las puertas a la vez y empezamos a mirar si se había caído un tejado con esto de las nevadas o qué había sido, porque dentro de la corrala, a nuestro alrededor no veíamos nada, hasta que una vecina, que su casa sí da a la calle, dijo que había sido el edificio de enfrente, que había habido una explosión”, relata a LA GACETA Noelia Frutos Martín, una salmantina de 24 años de edad, del Teso de la Feria, que estudia un grado de Dietética en Madrid.

La joven aprovecha un descanso entre clase y clase para atender a este diario, reside el número 119 de Puerta de Toledo, enfrente del edificio que explotó este miércoles a mediodía, “justo enfrente de donde ocurrió todo”, señala ella misma.

“En un primer momento no sabíamos por qué se había producido la explosión, ni nada, empezaron a llegar bomberos, policías... no sabíamos nada, no nos dejaban salir, y empezaron a salir todas las noticias, entonces fuimos llamando a nuestros familiares para decirles que estábamos bien”, relata Noelia respecto al desconcierto inicial, a lo que se añadía, dice, el hecho de no conocer “el desencadenante de todo” porque, asegura: “Yo incluso llegué a pensar en un atentado, y luego nos llegaron algunas imágenes y nos tranquilizamos, pero como empezaron a desalojar edificios no sabíamos si nos iba a tocar”, señala.

“La puerta de nuestro portal estalló, los cristales de las ventanas de algunos vecinos que dan a la calle también”, prosigue Noelia, que insiste en que en ese momento lo primero que pensó es que se había tratado de un acto terrorista: “ Se veía toda la calle blanca, parecía realmente un atentado”.

Tras pasar toda la tarde con el sonido de los helicópteros y de las sirenas, intentó tranquilizar a amigos y familiares, a la primera que llamó fue a su madre y luego habló con su abuela y con sus amigos. Además, una de las primeras cosas que hizo para apaciguar a su gente, a sus seres queridos, fue colgarlo en redes sociales. “No sabes cómo manejar la situación, porque tampoco puedes hacer mucho. Uno de mis compañeros de piso justo se había ido a trabajar pero llamé al trabajo y estaba bien”, explica la joven, que aunque en el momento de la pavorosa explosión se encontraba sola en casa y se asustó mucho, encontró el refugio en sus vecinos.

“Dormí un poco mal porque son cosas que te hacen pensar en el sentido de la vida, porque suena triste pero un poco más y me podía haber pillado, porque justamente iba a salir al gimnasio poco después”, concluye Noelia.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png