Borrar
María Isabel Sánchez junto a su carro de limpieza en la biblioteca de la Audiencia Provincial. LAYA
La protagonista oculta del juicio del Chispi: “Una sala impresiona incluso al limpiarla”

La protagonista oculta del juicio del Chispi: “Una sala impresiona incluso al limpiarla”

María Isabel Sánchez lleva 15 años siendo personal de limpieza en la Audiencia. Para ella, el juicio del ‘Chispi’ ha sido “el mejor” respecto a la dirección y a la organización

Viernes, 28 de abril 2023, 20:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

“Trabajar en un lugar ordenado conduce a un orden mental. Aunque parezca que no, la limpieza es vital para que funcione bien un juicio y para que todas las personas que intervienen en el mismo se sientan cómodas”, expresa María Isabel Sánchez, personal de limpieza en la Audiencia Provincial, donde este viernes se entregará el objeto del veredicto al jurado popular presente en las cuatro sesiones del juicio del ‘Chispi’, acribillado a tiros en enero de 2020 en el barrio del Tormes.

El brillo que desprende el alto tribunal en Salamanca es mérito de María Isabel y de sus otros cinco compañeros. Para ella la Audiencia, donde lleva 15 años trabajando, es “su segunda casa”. “Me llaman rara, pero siempre vengo con energía y con una sonrisa a trabajar y eso se nota en los resultados”, manifiesta.

A lo largo de su trayectoria profesional ha estado presente en numerosos juicios del mismo calibre que el del ‘Chispi’, pero para ella este ha sido “el mejor” respecto a la dirección y a la organización. “Esperaba cierto rifirrafe entre las partes, pero ha sido tal la organización, tanto del despliegue policial como del funcionariado, que todo ha ido correctamente”, opina.

Esta semana su equipo ha trabajado “muy duro” para que todas las estancias del edificio estuvieran limpias. “Como algunas de las sesiones se han celebrado también por la tarde hemos trabajado en un tiempo récord a la hora de comer, cuando la sala y los anexos se vaciaban, para que estuviera todo disponible en las citas vespertinas”, confiesa.

Para ella sigue siendo impactante tratar “tan de cerca” a los acusados. Nunca olvidará a una procesada “tremendamente nerviosa” por enfrentarse a la sala. “Cuando la pasaron al cuarto de presos para ir al aseo no paraba de llorar. Todavía la recuerdo y se me ponen los pelos de punta porque es cierto que esa mujer había cometido un delito, pero creo que hasta ese día no fue consciente de cómo iba a cambiar su vida”, expresa. Además de los acusados, la sala de vistas es otra cuestión que le impresiona. “Me impone cuando entro en ella para limpiarla porque soy consciente de que es un espacio donde puede pasar algo bonito o puede cortar las alas a una persona”, asegura.

La larga duración en su puesto de trabajo le ha aportado ciertos conocimientos de derecho y numerosas experiencias de los casos más “mediáticos”. “Estos años me he cruzado con muchas personas, pero mi labor es tratar a todas por igual. Me da igual que sean acusados o letrados. Por ejemplo, si un acusado precisa mi ayuda porque quiere devolver, yo le acerco una bolsa”, detalla.

Respecto a las curiosidades del juicio del ‘Chispi’ destaca el uso de la biblioteca como sala de prensa para los medios de comunicación. “Por fin se le ha dado utilidad a una sala que alberga joyas del derecho”, concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios