03 agosto 2020
  • Hola

La mujer apuñalada en el vientre en la calle Arapiles da una cuarta versión de los hechos

Dice que su ‘ex’ la agredió, aunque su relato en el juicio ha sido más preciso y con contradicciones | El acusado afirma que fue la propia víctima quien se clavó el cuchillo porque no quiso acostarse con ella

13 ene 2020 / 18:02 H.

“¿Realmente la versión que nos está dando ahora es la verdad, le apuñaló él?”. Así de claro se lo preguntó el fiscal a la mujer que hace poco más de un año ingresó en el Hospital con una puñalada en el vientre que presuntamente le había asestado el hombre con el que mantenía una relación sentimental, herida respecto a la que la víctima cambió entonces hasta en tres ocasiones de versión -en la primera dijo que ella se había autolesionado, en la segunda dijo que le apuñaló él aunque por error y en la tercera dijo que le agredió-.

Este lunes, en el juicio contra R.T.D., marroquí de 49 años, la denunciante mantuvo las acusaciones en una meticulosa descripción en la que, contrariamente a las iniciales, expuso su versión con todo lujo de detalles aunque con no pocas contradicciones.

Tal y como avanzó LA GACETA el pasado julio, la Fiscalía pide para R.T.D. tres años de cárcel. Le acusa de un delito de lesiones con arma y en al ámbito de la violencia de género, por el que le pide además cinco años de alejamiento e incomunicación y una importante indemnización, teniendo en cuenta las lesiones que presenta la mujer, de la misma nacionalidad y de 47 años.

El juicio quedó este lunes visto para sentencia, con la misma petición de pena del fiscal, que conforme a la declaración de la víctima mantiene su solicitud pero también con la cautela lógica ante las dudas generadas por ésta durante el interrogatorio. Porque si bien su versión viene corroborada por el informe del forense y la gravedad de las lesiones, dijo, no puede descartarse que ella misma se autolesionara. Además, señaló los dos intentos de suicidio con pastillas reconocidos por la mujer, el posible condicionante de celos por parte de ésta para denunciar al varón y las diferentes versiones aportadas por ésta, lo que dijo, deberá ponderar ahora la juez a la hora de dictar sentencia.

Separado de su anterior mujer -con la que estuvo casado 20 años-, en el momento de los hechos el acusado estaba en plenos trámites para casarse con otra mujer. “Ella tenía planes de futuro, pero yo jamás le dije que iba a ser mi pareja”, declaró R.T.D., que aseguró que siempre le dijo que “como amigos sí, pero mantener una relación no”, aunque ella insistía en que: “No podía vivir sin mí”, manifestó. Según mantiene tanto el acusado como su letrado, ella es “muy celosa” y le tiene “en un puño” con sus amenazas, tanto a él como a sus allegados, a los que dice que si no se casa con ella lo mete cinco años en la cárcel.

El 7 de enero de 2019, fue a casa de la mujer. Al llegar ella había preparado té y pastas y él le estuvo programando un televisor. Cuando acabó y le dijo que se iba, le espetó: “No te vayas de aquí sin acostarte conmigo, como yo le dije que no, me dijo que cogiera la tele y me largara”, declaró el acusado.

Acto seguido y cuando él bajaba la escalera con la tele, ella le pidió que volviera y se la encontró “de rodillas en el salón y llorando”. “Entonces -dijo- se levantó, abrió un cajón del salón y cogió un cuchillo grande que estaba con la funda y todo, lo sacó del plástico y le pregunté qué estaba haciendo y ella me dijo ¡mira, ya he hecho la herida!”, afirmó en el juicio.

El acusado negó rotundamente que él le clavara el cuchillo e insistió en que fue él mismo quien llamó al 112, como por otro lado lo hizo con motivo de los intentos de la mujer de quitarse la vida a base de pastillas. “Cuando ella cogió el cuchillo yo estaba a dos metros de ella. Jamás la he tocado, solo le dije yo me voy, no me voy a acostar contigo”, reiteró.

Cuando ocurrieron los hechos llevaban tres años de relación, señaló por su parte la mujer que ya ha cambiado tres veces de versión y que en esta, la del juicio, ha asegurado que él la agarró del pelo y al tiempo que le decía que la iba a matar le clavó el cuchillo en el vientre.

La mujer aseguró que aquel día en casa, él le dijo que se iba a casar con otra y le pidió dinero, lo que desencadenó una discusión entre ambos. Respecto a quien cogió el cuchillo, primero dijo que había sido ella misma y luego que había sido él y respecto a lo que sintió cuando supuestamente le vio con el arma, primero dijo que dada la situación le daba igual lo que pasara con su vida y luego que pensó que era una broma y no le iba a hacer nada.

En último lugar, aseguró que si en sus primeras declaraciones mintió fue porque él le pidió que se autoinculpara y dijera que había sido ella quien se había clavado el cuchillo: “Yo si mentía fue por miedo y porque él me dijo que lo íbamos a arreglar todo y nos casaríamos en Marruecos”, más tarde dijo que “mentía porque no sabía lo que decía”.

Por su parte, el policía nacional que compareció mantuvo la actitud colaborativa que desde el principio mostró el acusado. Por último, las dos testigos que declararon, la exmujer y la actual mujer del acusado, coincidieron en la actitud “celosa” y rencorosa de la víctima que llegó a decirles cosas del tipo: “Es mío y no lo pierdo... si quiero ahora mismo lo mando a la cárcel cinco años”.

PALABRAS CLAVE