06 agosto 2020
  • Hola

La Audiencia absuelve al marroquí acusado de violar a su sobrina porque “quería su virginidad”

El varón se enfrentaba a 10 años de prisión | El tribunal considera que “no ha quedado suficientemente acreditado por las pruebas practicadas la existencia de las agresiones sexuales denunciadas”

09 jul 2020 / 12:01 H.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha declarado inocente de todos los cargos a M.A., el marroquí acusado de agredir sexualmente a su sobrina porque “quería su virginidad”. En la sentencia, a la que ha tenido acceso LA GACETA, el tribunal le absuelve del delito de agresión sexual continuado del que era acusado y por el que se enfrentaba a diez años de prisión.

El juicio contra M.A. se celebró el pasado febrero y en el mismo, la víctima se ratificó en sus acusaciones y aseguró que ella siempre se había resistido a tener sexo con el acusado. Por su parte, M.A. mantuvo que todo era “mentira”, que la joven se lo había inventado para proteger a su novio al que él tenía pensado denunciar por otros motivos.

La Audiencia Provincial considera que “no ha quedado suficientemente acreditado por las pruebas practicadas la existencia de las agresiones sexuales denunciadas”.

"ME TAPÓ LA BOCA, ME ROMPIÓ EL PIJAMA Y ME BAJÓ EL PANTALÓN": LAS DECLARACIONES EN EL JUICIO

En abril de 2017 llegó la víctima de Marruecos y fue a vivir con el acusado, M.A., a la finca, donde también residían la mujer e hijos de éste. Era la sobrina de su mujer, declaró en el juicio el acusado: "Un miembro más de la familia", explicó. En principio fue "de visita" y se quedó allí, pero a los pocos meses comenzaron a surgir problemas porque él le dijo que como no tenía los papeles en regla y no quería conflictos, debía irse, así se podía llevar a su madre a vivir allí, con ellos.

Fue entonces cuando el novio de la chica empezó a mandarle mensajes amenazantes por Facebook y por Whatsapp desde Marruecos, dijo, y señaló que le decía cosas del tipo: "Te voy a quemar la casa", "te voy a quemar a tus hijos", "te voy a matar". Fue entonces cuando le dijo a la chica que iba a denunciar a su novio y ella se le adelantó y le acusó de haberla violado, cuando "es todo mentira" dijo y aseguró que en ningún momento tuvo sexo con ella.

La víctima por su parte declaró también que vino a Doñinos como turista y luego a estar unos meses, cuando sus familiares le dijeron que la dueña de la casa le daría un trabajo.

La primera agresión sexual se produjo, manifestó, una noche que estaban los dos solos en casa y un hijo pequeño de la pareja, porque la mujer del acusado estaba en el Hospital cuidando a la otra hija. Aunque ella le dijo a su tía que prefería quedarse también con ellas en el Hospital, su tía le dijo que era mejor que no, así que no le quedó otra que volverse a casa con el acusado, que ya cuando montaron en el coche, se rió y le dijo: "Vas a estar hoy sola conmigo en casa".

Cenaron y el niño se fue a la cama, así que, entre lágrimas, narró la primera violación: "Me fui a dormir, me cambié de ropa, me puse el pijama y el pañuelo en la cabeza... M.A entró de repente. Le pregunté ¿qué quieres? y me dijo que solo hablar, que estuviera tranquila, y me dijo que le gustaba".

Según continuó, él le hizo saber que se había puesto "contento" cuando se enteró de que ella iba a venir a España porque "le gustaba desde hace tiempo". "Me lanzaba miradas inapropiadas", explicó y dijo que aunque tenía un teléfono en la mano, no sabía a quién llamar y no quería gritar porque había un niño en la casa.

Fue entonces cuando él le dijo: "Tienes una forma de la boca muy bonita, seguro que la parte de abajo es igual". Esa frase nunca se le olvidará, señaló y contó a continuación que fue entonces cuando, pese a sus lágrimas y a que le insistió en que no quería tener relaciones con él, M.A. la forzó: "Me tapó la boca, me rompió la parte de arriba del pijama, me bajó el pantalón..." y no recuerda si hubo penetración o no porque estaba "en estado de shock".

A la mañana siguiente se dio cuenta de que las sábanas estaban manchadas de sangre y él se puso "contento" porque "como era virgen era el primer hombre" y le dijo que no tocara la cama para que las manchas quedaran de recuerdo.

Esta fue solo la primera violación, a las que le siguieron varias más hasta que en el mes de octubre decidió irse de la casa. Todas las veces que la forzó, ella le dijo que no quería, pero él la amenazaba y la forzaba consiguiendo siempre su objetivo.

Tardó meses en denunciar los hechos, reconoció, pero lo justificó ante el tribunal en que lo hizo "por miedo" y "porque no quería hacer daño a su familia".

PALABRAS CLAVE