04 junio 2020
  • Hola

Investigan la muerte de un preso en su celda de la cárcel de Topas

A falta de los resultados finales de la autopsia, todo apunta a causas naturales o consumo de sustancias

08 dic 2019 / 18:09 H.

El Juzgado de Instrucción número Tres de Salamanca investiga la muerte de un interno en el centro penitenciario de Topas registrada esta semana. Trabajadores del penal encontraron al recluso muerto en su celda, el segundo en poco más de un mes tras el hallazgo del cadáver de otro interno en el Centro de Inserción Social (CIS), dependiente del centro penitenciario, en los últimos días de octubre.

El último suceso se produjo el miércoles a primera hora, en la celda del interno en el módulo 7. En la inspección del cadáver y de la celda no se encontraron indicios de la implicación de terceras personas en su muerte, por lo que se descarta un crimen o similar, y a falta de los resultados finales de la autopsia, todo apunta a una muerte natural o al consumo de sustancias. Según ha podido saber LA GACETA, los trabajadores encontraron a primera hora de la mañana al recluso fallecido, un vallisoletano de iniciales L.C. (apellidos).

Aunque el hallazgo se produjo en el recuento de las 8.30 horas, las primeras pesquisas apuntaban a que su muerte pudo tener lugar tiempo antes, en torno a las 6.30 horas o 7.00. Además, al parecer el interno no dio aviso a los funcionarios en ningún momento de que se encontraba mal -en las celdas tienen un interfono para comunicar cualquier incidente- por lo que parece que su muerte pudo ser repentina.

El módulo 7 es un módulo de respeto -en el que conviven los internos con mejor perfil- y el fallecido, aunque según las fuentes consultadas está considerado “un histórico”, siempre había dado muestras de buen comportamiento.

El Juzgado de Instrucción número Tres de Salamanca, que se encontraba de guardia en el momento del hallazgo del cadáver, se encuentra ahora a la espera de las pruebas remitidas al laboratorio por los forenses para completar los resultados de la autopsia y confirmar las causas de la muerte.

Segunda muerte en poco más de un mes. Apenas un mes antes, a finales del pasado octubre, otro histórico interno que cumplía condena en el Centro de Inserción Social (CIS) del polígono El Montalvo II, dependiente de la prisión de Topas, apareció muerto en las instalaciones.

Los funcionarios del centro Dorado Montero descubrieron el cuerpo del varón, de iniciales J.D.F., también a primera hora de la mañana y rápidamente procedieron a dar aviso del hallazgo al Juzgado de Guardia y a la Guardia Civil.

No se encontraron indicios en el lugar ni en el cuerpo del fallecido de que su muerte hubiera podido ser provocada por terceras personas, por lo que todo apuntaba desde el principio a una muerte voluntaria, tal y como horas después confirmó la autopsia realizada por los médicos forenses.