19 febrero 2020
  • Hola

‘El Portilla’, autor del salvaje asalto a un velatorio en 2013, uno de los ladrones de Prior

Dos de los tres arrestados por maniatar y amordazar a dos ancianas ya están presos

18 ene 2020 / 07:12 H.

Las dos ancianas de 89 y 92 años que el martes fueron asaltadas en su vivienda de la calle Prior por tres violentos atracadores esperaban la visita de unos amigos. A sabiendas de ello, tras maniatarlas y amordazarlas a punta de pistola y llevarse unos 15.000 euros, los ladrones huyeron a toda prisa, no sin antes advertirlas: “Si llamáis a la Policía en cinco minutos matamos a vuestros amigos”.

La Policía Nacional ha logrado detener a los tres hombres, todos con antecedentes y de entre 26 y 48 años, que amedrentaron a dos hermanas en su propia casa y a plena luz del día, dos de los cuales ya se encuentran en prisión. Uno de ellos es J.A.P.M., ‘El Portilla’, archiconocido en círculos policiales principalmente por otros dos salvajes asaltos: el del velatorio de la capital de agosto de 2013 en el que un empleado estuvo retenido tres horas hasta que lograron reventar la caja fuerte y apoderarse del dinero; y el de mayo de 2010 en un chalé de Aldehuela de la Bóveda, cuando él y otro individuo golpearon con hierros a un matrimonio cuando dormía para llevarse unos 11.000 euros y joyas. Los otros dos arrestados son otro joven español —en libertad con cargos al no llegar a acceder a la vivienda y esperar a sus compinches en un coche— y un ciudadano de origen magrebí —para quien el juez de guardia también decretó prisión provisional—. Este último, además, se encontraba en situación irregular en España al tener decretada su expulsión por la Subdelegación del Gobierno de Cádiz.

Como ya avanzó este diario y confirma ahora el Cuerpo Nacional de Policía, el atraco se produjo sobre las 17.55 horas en un domicilio ubicado en el número 13 de la calle Prior. Allí las ancianas esperaban la visita de unos amigos y por ello abrieron la puerta nada más sonar el timbre. Al hacerlo, un varón se abalanzó sobre una de ellas, tapó su boca y la llevó hasta el salón, donde se encontraba su hermana. Allí sentó a ambas y les pidió el dinero y las joyas. En ese momento entró otro de los atracadores y las intimidó con una pistola, mientras el primero cogió cinta americana, las tapó la boca y ató las manos a una de ellas. Acto seguido se fueron a registrar las habitaciones y al no encontrar lo que buscaban volvieron al salón y les apuntaron directamente con el arma, por lo que las víctimas les entregaron unos 15.000 euros que tenían ahorrados de los pagos de unos inquilinos por unas viviendas. Luego, tras amenazarlas con matar a los amigos que esperaban si llamaban a la Policía, huyeron del lugar. Por ello llamaron a un sobrino antes de contactar con el servicio de emergencias.

A partir de ese momento comenzó una investigación que rápidamente obtuvo resultados positivos. El hallazgo casual de un par de guantes y cinta adhesiva en una papelera del Campo de San Francisco junto al individuo que huyó en la estación de autobuses al ver que los agentes se dirigían a identificarle, permitió identificar a los tres presuntos responsables, aunque la investigación continúa abierta y no se descartan otros arrestos.

Las caretas empleadas en el robo, en sus viviendas. Para arrestarles, la Policía Nacional estableció un dispositivo de vigilancia en sus domicilios y finalmente los tres arrestos se llevaron a cabo el miércoles: una en el centro asistencial donde duerme uno de ellos; otra en la localidad de Carbajosa de la Sagrada donde reside otro; y la tercera en un restaurante de la Avenida de Juan Pablo II, donde se encontraba el tercero circunstancialmente.

Más tarde, con autorización judicial, los agentes practicaron tres registros en las viviendas de dos de los detenidos y en la habitación del centro asistencial, además de en dos vehículos propiedad de uno de ellos. En total, además de otros efectos que según la Policía permiten relacionar a los detenidos con su presunta autoría en los hechos, se intervinieron una pistola de aire comprimido, 15 cartuchos del calibre 9 mm., dos caretas y prendas de vestir que utilizaban en el momento de la comisión del robo.

PALABRAS CLAVE