20 febrero 2020
  • Hola

El detenido de ‘los España’ estaba siendo investigado por la desaparición de medio kilo de cocaína en roca en 2019

En el registro de su casa solo aparecieron 7 gramos | C.J.M. quedó en libertad tras declarar a la juez que eran para consumo propio

24 ene 2020 / 22:36 H.

Más de cuatro meses de pesquisas culminaron en la mañana de este jueves con el registro del domicilio de C.J.M., el hijo menor del patriarca del clan de ‘los España’.

Según ha podido saber LA GACETA, la Guardia Civil dio inicio a la investigación en octubre de 2019 como consecuencia de una fuga de película que acabó en accidente en Calzada de Valdunciel. Los ocupantes del vehículo huyeron a pie y los agentes localizaron al conductor, un vecino de Santa Marta, y en el lugar recuperaron más de medio kilo de cocaína en roca, de gran pureza y que iba a ser distribuida en la provincia. Pero el copiloto desapareció, se cree que con aproximadamente otro medio kilo de la sustancia que a día de hoy no ha podido ser recuperada.

En la creencia de que C.J.M. era uno de los destinatarios del medio kilo de cocaína desaparecido, los investigadores obtuvieron la orden judicial de entrada y registro de la vivienda de C.J.M., en la calle Las Vegas del barrio del Carmen del término de Santa Marta.

Sin embargo, durante la inspección, los apenas se encontraron siete gramos de cocaína, un poco de hachís y una balanza de precisión, informan las fuentes.

El pequeño de ‘Los España’ fue a continuación detenido por un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas y trasladado a los calabozos del instituto armado.

Ayer a media mañana el arrestado fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número Tres de Salamanca, que lleva el caso y esta semana se encuentra en funciones de guardia.

El detenido se acogió a su derecho a declarar tan solo a las preguntas de su abogado y en resumidas cuentas, informan las fuentes consultadas, negó que las sustancias halladas en su casa estuvieran destinadas al tráfico de drogas, asegurando que eran para consumo propio. Tras su comparecencia y dados los escasos resultados del registro en la vivienda, C.J.M. fue puesto en libertad provisional y, al parecer, la magistrada ha levantado ya el secreto de actuaciones que se mantenía en torno al caso.