14 diciembre 2019
  • Hola

El acusado de un tocomocho de libro en Salamanca: ‘No fui yo, estaba con una chica en Móstoles’

El presunto timador, vecino de Talayuela y con 37 antecedentes, mantiene su inocencia en el juicio | No puede demostrar su coartada porque la supuesta mujer ‘estaba casada y son temas muy personales’, dijo

07 oct 2019 / 21:53 H.

“Soy inocente... ese día estaba pasando el día con una chica en Móstoles... de nombre María”, alegó este lunes el acusado de estafar los ahorros de toda la vida-50.000 euros- a una octogenaria salmantina tras abordarla el pasado 24 de enero en el barrio de Labradores y conseguir que le entregara el dinero que guardaba en un sobre encima de un armario de su dormitorio. “¿Y sabe los apellidos?”, le preguntó a continuación la fiscal: “Estaba casada... son cosas muy personales”, respondió sin más el presunto estafador, que volvió a negar ser el autor del timo a la anciana al espetar “¿50.000 euros?, ni en pintura”.

V.M.R.G., vecino de Talayuela (Cáceres) y con 37 antecedentes en su historial policial, se sentó este lunes en el banquillo de acusados del Juzgado de lo Penal número Uno de Salamanca para enfrentarse a una pena de dos años de cárcel y la devolución del dinero a la víctima que le pide la Fiscalía de Salamanca, condena que la fiscal que lleva el caso ratificó en el juicio, toda vez que la anciana volvió a identificar al acusado como el autor del timo sin ningún género de dudas.

En su comparecencia, el acusado señaló que es vendedor ambulante: “Voy por las puertas”, dijo. Y respondió que no tiene ningún justificante de su paso por Móstoles el día de los hechos, de su estancia en algún establecimiento hotelero o de alguna consumición en algún bar, porque no se suele quedar con los tiques, dijo.

Además al tratarse de “temas muy personales”, como manifestó, no hay nadie que pueda certificar que ese día no podía encontrarse en Salamanca timando a la octogenaria porque se encontraba con una mujer casada y de nombre María en Móstoles, mantuvo.

Frente a la petición de prisión por parte de la fiscal, el abogado de la defensa manifestó que la presunción de inocencia no se debe destruir con “un presunto indicio”, en referencia al reconocimiento del acusado por parte de la víctima en la vista oral, pese a algunos cambios en su fisonomía desde que le reconoció, también sin lugar a dudas, entre las fotografías que le mostró la Policía Nacional.

“Mi patrocinado no tiene 55 años, ni complexión fuerte, ni la estatura referida... No podemos condenar a una persona porque nos diga esta señora que éste es el autor, ya que nos veríamos en un estado de indefensión constante”, explicó.

Además, respecto al importe de la presunta estafa, que la víctima en un primer momento situó en 50.000 euros y este lunes en el juicio en 55.000, la defensa alegó que no ha quedado acreditado: “Nos dice que en 20 años, a 100 euros al mes, ha ido ahorrando ese dinero... No me salen las cuentas... ¿Y si nos dice un millón de euros hay que creerla?”, concluyó el letrado.