Borrar
Iglesia de Santa María de Béjar. TEL
La Diócesis de Plasencia se pronuncia sobre el cura de Béjar acusado de delito sexual

La Diócesis de Plasencia se pronuncia sobre el cura de Béjar acusado de delito sexual

El suceso habría ocurrido hace un año cuando F.P.L. invitó a comer a otro sacerdote y su sobrino con el que mantuvo una actitud sexual inapropiada

M. C.

SALAMANCA

Lunes, 6 de mayo 2024, 19:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Diócesis de Plasencia ha manifestado su profundo lamento por «el dolor y escándalo que la noticia de F.P.L., el párroco de Béjar acusado de delito sexual, en sí misma produce». Señala al respecto en un comunicado que «desde el momento en que se obtuvo noticia de los hechos, se adoptaron las pertinentes medidas canónicas en consonancia con las disposiciones y medidas cautelares tomadas por la Justicia y con el absoluto respeto a la presunción de inocencia, asumiendo la diócesis en todo momento su papel de responsable subsidiaria».

«De nuevo, ante un hecho que nos entristece, esperamos el total esclarecimiento de los hechos y la resolución final de la Justicia. Rogamos prudencia y respeto a todas las personas implicadas«, ha expresado la Diócesis.

Tal y como ha publicado este medio, el Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca acogerá este martes el juicio a otro sacerdote, F.P.L., al menos en el momento de los hechos párroco de la iglesia Santa María de Béjar, por otro delito sexual. La Fiscalía le acusa de agresión sexual y le pide un año de prisión.

Según recoge el Ministerio Fiscal en su calificación provisional, F.P.L., párroco de la iglesia de Santa María de Béjar y en la actualidad de 60 años, sin antecedentes penales, organizó el 17 de junio de 2023 una comida con otro párroco, el sobrino de este de 25 años y otro joven.

Durante el almuerzo, relata la Fiscalía, ya comenzó a mostrar comportamientos sexuales inadecuados con el sobrino, enganchando sus piernas con las de él por debajo de la mesa. Posteriormente, sobre las 17:00 horas y cuando el compañero sacerdote del acusado se fue a dormir la siesta, quedándose F.P.L. a solas con los dos jóvenes, les ofreció enseñarles la iglesia.

Una vez en el interior, continuó mostrando una conducta de cercanía física inapropiada con el sobrino del otro sacerdote, primero al echarle gel hidroalcohólico le acarició las manos.

Después, aprovechando que ambos se habían quedado a solas, comenzó a cogerle la mano, a darle abrazos y a ponerle la mano sobre la espalda.

Finalmente le convenció para que se probara una sotana, lo llevó dentro de la sacristía y con excusa de colocarle bien los ropajes, con ánimo libidinoso, le tocó la cintura, las nalgas y el interior de las piernas.

Como consecuencia de todo ello, la víctima sufrió una crisis de ansiedad reactiva que solo requirió de una primera asistencia facultativa y de la que tardó en curar un día.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual por el que solicita una condena de un año de prisión. Pide además que se le imponga la inhabilitación absoluta, dos años de libertad vigilada, así como dos años de prohibición de aproximación a menos de 500 metros de la víctima, de su domicilio, de su centro de estudios, trabajo y de cualquier otro lugar que frecuente y también de comunicación por cualquier medio. Respecto a la responsabilidad civil, solicita que el acusado y subsidiariamente el Obispado de Plasencia indemnicen al perjudicado con 43 euros por las lesiones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios