Borrar
Los hechos tuvieron lugar en Valdehijaderos, en la Sierra de Béjar. TEL
Cinco años de alejamiento, la pena por atropellar a su vecino en Valdehijaderos

Cinco años de alejamiento, la pena por atropellar a su vecino en Valdehijaderos

Las partes han llegado a un acuerdo tras el reconocimiento de los hechos por parte del acusado y el abono de una indemnización de 10.600€, superior a la que pedía la Fiscalía

Jueves, 12 de noviembre 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Viven en Valdehijaderos en la Sierra de Béjar y desde este miércoles no podrán comunicarse ni acercarse a menos de 100 metros. El Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca acogió por la mañana el acuerdo entre las partes en el caso del vecino que atropelló a otro y luego le golpeó en el suelo con un gran palo de madera. Un acuerdo que finalmente no supondrá prisión para el acusado, pero que trata de evitar cualquier conflicto entre ambos al prohibir al acusado acercarse a la víctima a pesar de tratarse de un pequeño municipio de 79 habitantes.

Según informan fuentes del caso a LA GACETA, el autor del violento ataque, R.G.S., ha aceptado una condena de dos años de prisión, que le será suspendida a cambio de no volver a delinquir en el periodo estipulado, y otros cinco años de prohibición de aproximarse a menos de 100 metros y de comunicarse por cualquier medio con la víctima.

El acuerdo ha sido posible previo reconocimiento de los hechos imputados por parte del acusado, así como el abono de 10.600 euros de indemnización al perjudicado, más de lo que pedía inicialmente la Fiscalía (8.200 euros). De esta manera, las partes han acordado una conformidad en la pena de prisión -la Fiscalía le pedía inicialmente tres años y seis meses-, de manera que al no superar los dos años y carecer de antecedentes penales, posibilitará que el acusado no tenga que ingresar en prisión.

Según relata la Fiscalía en su escrito de calificación, los hechos se remontan al 26 de septiembre del año 2018.

Sobre las 07.30 horas, D.R.G. salió de su casa situada en la calle Mayor de la localidad y al cruzar la calle advirtió la presencia del acusado que, con su vehículo -un Citroën C15-, se dirigió hacia él y le golpeó por la espalda con la parte frontal del turismo, a la altura de sus rodillas, haciéndole caer al suelo.

Posteriormente e igualmente con ánimo de atentar contra la integridad física del varón, D.R.G. descendió del vehículo y le golpeó con un palo de madera de grandes dimensiones en la cabeza, lo que de nuevo le hizo caer al suelo, llegando a perder el conocimiento unos segundos., al tiempo que le amenazaba de muerte.

Cuando la víctima recuperó el conocimiento, se levantó y una vez más el acusado le cogió por la espalda y le volvió a golpear con el palo.

El afectado, que entonces tenía 29 años de edad, sufrió lesiones varias y el día 27 de septiembre del mismo año, se impuso al acusado la prohibición de aproximarse y comunicarse con él.

Por estos hechos, la Fiscalía le acusó de un delito de lesiones por el que llegaba a solicitarle tres años y seis meses de prisión, cinco años de prohibición de aproximarse y comunicarse por cualquier medio con la víctima y el pago de una indemnización por un importe total de 8.200 euros: 1.200 euros por los días que tardó en curar, 4.000 por las secuelas y 3.000 por el perjuicio estético; además de la correspondiente indemnización a Sacyl por la asistencia sanitaria que tuvo que prestarle al afectado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios