Borrar
El ciclista fue atacado por abejas. ARCHIVO
El ciclista atacado por abejas en Ciudad Rodrigo: «Las escupía a puñados, pensé que no lo contaba»

El ciclista atacado por abejas en Ciudad Rodrigo: «Las escupía a puñados, pensé que no lo contaba»

La víctima cree que se le debió meter la reina en el casco y al matarla «vino la odisea»

D. Sánchez

Ciudad Rodrigo

Domingo, 5 de mayo 2024, 12:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El ciclista que este sábado fue atacado por más de un centenar de abejas en Ciudad Rodrigo asegura que pensó que no lo contaba. No quiere dar su nombre. Prefiere quedar en el anonimato. Sin embargo, cuenta su experiencia y todavía no comprende cómo pudo atacarle un enjambre de abejas situado a un par de kilómetros de Miróbriga, en la Cañada Real que va a hacia El Bodón.

«Hubo un momento en el pensé que no lo contaba. Menos mal que me puse encima la chaqueta por la cabeza para poder respirar y llamar por teléfono... porque las abejas me tapaban la nariz y al respirar por la boca se me metían dentro. La escupía a puñados, suerte que no le dio tiempo a ninguna a picarme dentro», asegura.

«Llamé a mi mujer y ella fue la que me trasladó al centro de salud de Ciudad Rodrigo», indica la víctima que todavía no comprende cómo pudieron atacarla cuando simplemente iba de paso.

Según su declaración, las abejas también atacaron a un trabajador de Escayolas Gaspar porque llegó al centro de salud justo cuando a él lo trasladaban desde allí al hospital de Salamanca. Los animales ni siquiera debajan acercarse a los bomberos para recuperar sus cosas.

«Estoy convencido de que era un enjambre en búsqueda de un lugar mejor y se me debió meter la reina en el casco, que fue la primera picadura... la maté y ahí comenzó la odisea», señala.

«Hablaré con apicultores sobre este comportamiento porque me preocupa, sobre todo si vas solo por el campo, que yo voy mucho. Si me pillan andando y sin bici para escapar no lo cuento», asevera.

Cuando eran pocas abejas intentó escapar a pie corriendo, pero de repente llegaron más de cien y aprovechó para escapar en bici. «Cuando el enjambre ya no me seguía me quité la chaqueta y me sacudí el resto de abejas», dije.

Por fortuna, el ciclista está bien. Según cuenta, le tuvieron que meter adrenalina porque se le desplomaron las constantes pero ya está normalizado en casa con corticoides y antihistamínicos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios