24 septiembre 2020
  • Hola

Babilafuente recibe a su héroe del aire

Maxi, el piloto accidentado en la extinción de un fuego en Galicia, ya ha vuelto a casa. La madre asegura que la recuperación será lenta: “Ha sido un milagro”

15 ago 2020 / 08:40 H.

Cinco días después del terrible accidente que sufrió el hidroavión en el que iba como copiloto y con el que luchaba contra un incendio forestal en el parque natural Baixa Limia-Serra do Xurés, en Galicia, Maxi pudo por fin volver a Babilafuente donde seguirá su proceso de recuperación rodeado de los suyos. El siniestro costó la vida a su compañero, un piloto portugués por el que nada pudieron hacer los servicios de emergencia a pesar de los esfuerzos.

En la puerta del domicilio de Maxi, sus vecinos colocaron ayer mensajes de ánimo y dibujos para darle la bienvenida aunque el copiloto fue directamente a casa de sus padres, donde permanecía este viernes por la tarde. “Ha llegado prácticamente a mediodía, ha comido y está en la cama descansando. Es un proceso de mucha calma lo que le espera para recuperarse pero estamos muy felices de tenerle de nuevo con nosotros. Ha sido un milagro”, comentó este viernes su madre a LA GACETA. Desde el pasado domingo han sido cientos las llamadas y mensajes que la familia ha recibido interesándose por Maxi, un vecino muy apreciado y querido en Babilafuente.

Su familia, que regenta la panadería, el estanco y un bar en la travesía del municipio, se ha sentido muy querida y arropada en estos complicados momentos vividos estos días con el ingreso de Maxi en el hospital de Braga y su posterior traslado al Hospital Virgen de la Vega de Salamanca. Este viernes el alta hospitalaria fue la mejor de las novedades que llegaron rápidamente al pueblo y que el Ayuntamiento confirmó, también, a través de las redes sociales municipales. “Deseamos todo lo mejor a Maxi en su recuperación y la vuelta a casa ha sido tan rápida que desde el Ayuntamiento no nos ha dado tiempo a preparar nada pero merece todo nuestro reconocimiento y gratitud como mínimo”, explicó ayer el teniente de alcalde, Fran González.

Los vecinos del edificio en el que vive el piloto coincidieron en que fue “un auténtico milagro sobrevivir a un accidente aéreo en esas circunstancias” y aseguraron haber vivido horas de angustia y preocupación hasta que se supo que estaba fuera de peligro. Estos días en los que Babilafuente estaría celebrando los días grandes en honor de su patrón, San Roque, la vuelta de Maxi ha sido, sin duda, un motivo para la alegría general de sus habitantes. Muchos de ellos están deseando, además, poder verle aunque habrá que prescindir de besos y abrazos debido a la situación actual.

Maxi es ya para todos ellos “el héroe del aire” al igual que otros muchos que arriesgan su vida a diario para combatir el fuego. “San Roque ha puesto la mano para salvar a su paisano”, comentaban.

PALABRAS CLAVE