30 octubre 2020
  • Hola

A juicio por conducir borracho, agotar la gasolina, dormirse y causar un accidente

La fiscal le pide 2 años y 3 meses de cárcel por todas las infracciones cometidas

Los Juzgados de Colón acogerán este lunes el juicio contra un varón de 33 años por un rocambolesco suceso ocurrido en mayo de 2017 que acabó con un conductor herido de gravedad en un espectacular accidente. El Juzgado de lo Penal número Uno de Salamanca acogerá el juicio en el que el acusado, F.H.T., se sentará para enfrentarse a una condena de dos años y tres meses de prisión y tres años de privación del permiso de conducir, que le pide la fiscal, así como el pago de una indemnización que supera los 16.000 euros.

Según recoge la Fiscalía en su calificación, a la que ha tenido acceso LA GACETA, el suceso se remonta a la madrugada del 9 de marzo de 2017. El acusado había consumido bastante alcohol aquella noche al haber estado de fiesta en Alba de Tormes, de forma que su atención, reflejos y capacidad para conducir estaban notablemente influidas por dicha circunstancia.

Pese a ello, se puso al volante de una furgoneta Renault Space propiedad de otro varón con la que se dirigió a Piedrahíta. En el kilómetro 24,500 de la CL-510, se detuvo porque como consecuencia de su estado de embriaguez se había olvidado de repostar, de manera que se quedó allí, en el sentido contario a la marcha, sin poner las luces de emergencia ni tampoco las ordinarias, que o bien apagó o directamente se apagaron solas al haberse agotado también la batería.

Acto seguido avisó a su novia para que fuera con alguien a auxiliarle y mientras tanto se quedó dormido sobre el volante, con la furgoneta sobre la calzada. Pasado un tiempo, relata el Ministerio Fiscal, llegó su novia con otros amigos en un coche que aparcaron en la zona y acto seguido, sobre las 3 o las 4 de la madrugada, otro conductor que circulaba en un Peugeot 206 acabó estampándose contra la furgoneta que estaba incorrectamente detenida en la carretera y sin ningún tipo de iluminación, de manera que no pudo evitar estrellarse contra ella y ambos vehículos salieron despedidos de la carretera, comenzando a arder el último.

Por suerte, las llamas fueron apagadas por el operario de una grúa que llegó inmediatamente después del accidentes puesto que había sido alertado al parecer para retirar la furgoneta averiada en medio de la calzada.

En las pruebas de alcoholemia que le realizó la Guardia Civil, F.H.T. arrojó 0,71 y 0,67 mg/l de alcohol en aire espirado -casi el triple de la tasa permitida -0,25 mg/l- y los agentes apreciaron en él síntomas denotadores de su estado como agotamiento, rostro pálido, ojos brillantes y pupilas dilatadas, así como habla pastosa con notoria halitosis alcohólica, entre otros.

Mientras que el acusado resultó ileso, el otro conductor sufrió heridas de gravedad.

Tras el accidente F.H.T. ya ha sido condenado en dos ocasiones posteriores -en mayo de 2017 y junio de 2018- por conducción en estado de embriaguez.

El lunes se enfrentará a esta nueva condena por un delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia del alcohol el concurso real con un delito de lesiones. Además de la condena de prisión, la Fiscalía le pide que indemnice conjuntamente con su compañía aseguradora a la víctima en 16.571,57 euros, indemnización en la que nombra responsable civil subsidiario al responsable del vehículo que el acusado conducía aquella madrugada.

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png