15 diciembre 2019
  • Hola

6 meses de cárcel y 3.550 euros de multa para el falso representante de los famosos en Salamanca

Podrá librarse de la cárcel siempre y cuando pague la sanción

20 nov 2019 / 10:14 H.

I.M.F., conocido en Salamanca por la estafa que orquestó haciéndose pasar por representante de famosos como Mónica Naranjo o Sergio Dalma, ha aceptado una pena de 6 meses de prisión y el pago de una multa de 3.550 euros de responsabilidad civil en el juicio celebrado este miércoles en los Juzgados de Salamanca. No obstante, el pago de la sanción le permitiría librarse de la cárcel.

El Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca le impuso en septiembre de 2018 una condena de dos años y cinco meses de prisión por la macroestafa en la venta de entradas para el concierto de Sergio Dalma. Entonces se le aplicó la agravante de reincidencia al haber sido condenado ya por delitos de estafa y falsedad en los meses de marzo y diciembre de 2016 y en diciembre de 2017. Todas estas condenas han llevado a I.M.F. a ser considerado un estafador de libro

La Fiscalía le reclamaba en esta ocasión una pena de un año y seis meses de prisión y el pago de 3.950 euros de indemnización por un delito de apropiación indebida o alternativamente un delito de estafa.

Sin embargo, los principales perjudicados, que son los propietarios de LongPlay, donde el condenado realizó la venta fraudulenta de entradas, han manifestado su desconfianza en lo que respecta al pago de la multa. El condenado se ha comprometido a pagar 600 euros los meses impares de 2020.

El acusado se presentó a ellos como representante de la empresa que gestionaba el concierto que la cantante Mónica Naranjo tenía previsto ofrecer a finales de mayo en el recinto del Multiusos Sánchez Paraíso.

I.M.F. se ofreció entonces a poner a disposición del citado establecimiento varias entradas para que las vendiera a los precios fijados, con posterior entrega del precio íntegro a él, que más tarde abonaría la correspondiente comisión.

Así se hizo a lo largo del mes de mayo de 2015 y el establecimiento vendió entradas por valor de 6.950 euros que le fueron entregados al acusado.

Suspendido el concierto sin que consten las causas, señala la Fiscalía, el acusado fue requerido en múltiples ocasiones por el establecimiento denunciante para reintegrar el dinero de las entradas a sus clientes, aunque I.M.F. solo le ha satisfecho en 3.000 euros del importe: 6.950.