JUICIO

El acusado de matar de hambre a sus vacas asegura que no se percató de que la charca era una 'trampa mortal'

El ganadero declaró en el juicio que jamás ha maltratado a sus animales, entre otras cosas, porque vive de ello

03.12.2018 | 20:00
El acusado de matar de hambre a sus vacas asegura que no se percató de que la charca era una 'trampa mortal'

El ganadero de San Muñoz acusado de dejar morir de hambre a sus vacas, J.G.C., negó este lunes tajantemente las acusaciones contra él y aseguró que en ningún momento dejó de dar de comer a sus animales, todo lo contrario tenía alimento para sus vacas y para todas las del pueblo, dijo. Ese año, alegó, lo que pasó es que hubo una tremenda sequía que provocó que la poza que había en una de sus explotaciones y de la que bebían las reses se llenase de lodo, pero al estar cubierta por una finísima capa de agua, él no se dio cuenta, y los animales fueron muriendo.
Cuando la Guardia Civil encontró los animales muertos en la explotación, en octubre del pasado año, "la mitad de las reses o más estaban muertas desde hacía mucho tiempo". Y si dejó los cadáveres de las vacas en la explotación, generalmente debajo de encinas, fue porque hace años escuchó que los animales muertos se podían abandonar en el campo para que los comiesen los buitres, aseguró, a lo que añadió que no fue hasta más tarde cuando se enteró de que para ello había que solicitarlo un permiso a la Junta.

Añadió que las vacas no se murieron por descuido o falta de alimentación: "Yo les echaba forraje y comían lo que querían. El problema fue el agua que me engañó", dijo.

"Si yo hubiera maltratado a los animales no estaría aquí, me hubiera pegado un tiro. Es una injusticia lo que se está haciendo conmigo", lamentó e incidió en que no se ha tratado de "dejación", sino de que el año pasado se vivió "una sequía terrible", insistió angustiado e impotente apostillando: "Eso hay que vivirlo, solo Dios y yo sabemos lo que pasé entonces".

"¿Cómo voy a abandonar yo lo que me está dando de vivir? Yo no he abandonado el ganado en la vida, nunca, jamás", manifestó e incidió en que "la charca le engañó, la veía limpia por arriba y era una trampa mortal para los animales porque eran arenas movedizas".

La Fiscalía le pide un año y dos meses de cárcel y tres años de inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con animales, así como para su tenencia. Por su parte la defensa mantiene que su cliente es inocente y pide la absolución. 

Según el fiscal, los hechos tuvieron lugar entre el verano y octubre de 2017 cuando aparecieron catorce de sus reses muertas en diferentes estados de descomposición y gran cantidad de residuos óseos dispersos de otras tantas que habrían fallecido durante un periodo largo de tiempo.

Uno de los cadáveres fue hallado dentro de la charca con fango donde los animales abrevaban, mientras que otro -un ternero de apenas cuatro meses- apareció en estado cadavérico y con una cuerda en la cabeza, por la zona de los cuernos, que se habían enrededado en un matorral cercano. Según el fiscal, el animal no pudo desenredarse y se quedó inmovilizado hasta que murió.

En otra finca próxima, también explotada por J.G.C., los agentes del Seprona de la Guardia Civil hallaron 34 vacas en estado de caquexia por falta de alimento.

El acusado habría dejado morir al ganado "sin prestarle el alimento debido, de forma cruel, descuidada e injustificada", según la tesis del fiscal, que destaca que todo ello lo hizo pese a ser perceptor de las ayudas de la Política Agraria Común de la UE o PAC. 

 
 
 
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Pueblos de Salamanca
 
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad