VIOLENCIA

La víctima del 'maltratador del canalón': "No me mató de milagro"

El acusado se ha declarado culpable pero dice no recordar nada

10.10.2018 | 13:24

El Juzgado de lo Penal número Uno ha acogido en la mañana de este miércoles el juicio contra ´el maltratador del canalón´, el vecino de Santa Marta que en enero fue detenido tras caer cuando intentaba huir descolgándose por un canalón de su edificio tras propinar una salvaje paliza a su expareja. La joven, con la que tiene una hija en común, ha declarado en la vista oral con evidente nerviosismo. "No me mató de milagro", ha asegurado.

La víctima, que acabó con la cara completamente destrozada como consta en un parte de lesiones, ha narrado que el día de los hechos no se produjo ninguna discusión con el acusado, de iniciales M.A.S.S., y que fue cuando le manifestó su intención de dejarle cuando él le soltó una bofetada que le hizo caer al suelo. "A partir de ahí ya no recuerdo más. Solo lo que me han contado", cuenta la mujer.

Según el relato de los dos agentes de la Guardia Civil que han declarado como testigo, fue alrededor de las 17.00 horas cuando se solicitó apoyo para la Policía Local de la localidad por un supuesto caso de violencia doméstica. "A ellos les había alertado el padre de la chica que se personó diciendo que no sabía nada de la joven desde el día anterior y que temía que le hubiera podido pasar algo".

La patrulla se desplazó hasta el domicilio y una vez allí llamaron a la puerta de la vivienda. "Llamamos varias veces pero no abrían. Se escuchaba un gemido, como un lamento. Quitamos la mirilla y había alguien dentro porque vimos unas sombras, por lo que solicitamos ayuda a los bomberos para abrir la puerta", ha relatado el agente.

Fue al escuchar las sirenas de los bomberos, ha continuado el guardia civil, cuando una vecina del primero salió gritando diciendo: "Se ha tirado, se ha tirado".

Ya en el exterior los agentes encontraron al acusado sangrando y la joven fue sacada de la casa por los bomberos con la ayuda de un camión escala. "Se la llevaron en camilla y tenía la cara muy hinchada. Él estaba muy alterado y vociferando", ha concluido uno de los agentes.

Por su parte M.A.S.S., que se enfrenta a una condena de cuatro años de prisión que le pide el fiscal por un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género, ha contado a la juez que solo recuerda haber tenido una discusión con ella por el hecho de que la hija que tienen en común estuviera con los abuelos maternos, nada más. "No recuerdo si la golpee porque mezclé trankimazin con alcohol y cannabis. Sé que acabé por la ventana porque me lo dijeron y recuerdo estar en Topas con el pijama del Clínico", ha dicho. Eso sí, al final del juicio, haciendo uso de su última palabra, se ha declarado culpable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



anteriorsiguiente
Pueblos de Salamanca
 
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad